El alcalde de Coronel, René Carvajal (PS), interpuso ayer un recurso de reposición ante la Corte de Apelaciones de Concepción para continuar la paralización de la construcción de la central Bocamina II de Endesa, dispuesta por un período de 30 días, a partir del pasado lunes 8, a través de una resolución de la dirección de obras de la comuna.

Un decreto municipal suspendió la ejecución de los trabajos con base en la aparición de eventuales impactos ambientales no contemplados en el estudio que aprobó el proyecto en 2007, afectando a poblaciones aledañas y motivando incluso protestas vecinales. Los residentes del sector exigen ser erradicados y compensados con una indemnización de 5 millones por daños en sus propiedades.

La semana pasada la paralización municipal de las obras quedó sin efecto luego que el tribunal de alzada de Concepción acogiera a trámite un recurso de protección interpuesto por Endesa. El tribunal acogió el recurso y dictó una orden de no innovar, por lo cual la eléctrica pudo retomar las faenas.

Corema opina lo contrario

La central Bocamina II, con US$ 660 millones de inversión y 350 MW de potencia, abarcará el 28,6% de la generación a carbón en el Sistema Interconectado Central (SIC) que ingresará hacia el 2010. Esta unidad es la única de su tipo que desarrolla hoy la eléctrica, aunque la firma ya ha anunciado que busca terrenos para levantar un proyecto de similares características.

El alcalde Carvajal sostuvo que existen daños y riesgos no previstos por Endesa y no contemplados en la aprobación de su Estudio de Impacto Ambiental (EIA). «Endesa lo reconoce al evacuar a quienes sufrieron daños en sus propiedades», enfatizó. Sin embargo el edil sostuvo no estar en contra del proyecto, sino a favor de que se dispongan medidas adicionales de mitigación ante la aparición de estos impactos ambientales no previstos.

En tanto, a petición de su director regional, Bolívar Ruiz, el pasado viernes se constituyó en la central Bocamina II el comité operativo de fiscalización de la Corema, con presencia de representantes del municipio de Coronel. El próximo lunes 22 se conocerá su informe técnico, destinado a verificar en terreno la existencia de impactos ambientales no deseados y establecer medidas de mitigación, si correspondiera.

Pese a esto el propio director regional de la Corema ha puesto en duda el sustento de la resolución del municipio de Coronel. El lunes pasado Ruiz afirmó que «no hay ningún impacto ambiental no previsto en la construcción de la central Bocamina II».

Fuente: El Mercurio