Dejando atrás el oscuro panorama operativo que el Sistema Interconectado Central (SIC) vivía hace un año, a causa de la sequía y la falta de gas natural argentino, la participación de unidades térmicas en la matriz de generación de esta estructura -que abastece al 90% de la población del país- alcanzó en agosto su nivel más bajo de los últimos doce meses: 28% del total.

Esta participación es un 54% más baja que aquella que estos recursos (unidades a carbón, diésel, gas natural y otros) tuvieron el mismo mes de 2007, cuando representaron el 61% del parque del sistema que va desde Taltal a Chiloé.

Por su parte y a partir de datos proporcionados por Electroconsultores, si el resultado de agosto se compara con el del mes inmediatamente anterior, cuando la termoelectricidad representó el 33% de la capacidad total del sistema, la reducción asciende a 15%.

Las lluvias que comenzaron a caer en el país a fines de mayo representaron un alivio en medio de la crisis de abastecimiento porque incrementaron los niveles de los embalses y de los caudales que alimentan a las centrales de pasada. Este fue el elemento responsable del vuelco que sufrió la matriz de generación del SIC, pese a que la autoridad sigue pidiendo un uso moderado de las reservas hídricas de los principales tranques del país, a la espera de contar con informes claros respecto de la acumulación de nieve, lo que –según los especialistas- será crucial para asegurar el abastecimiento en 2009, especialmente, en caso de que el año nuevamente sea seco.

El informe de Electroconsultores agregó que a diferencia de lo que sucedió en agosto de 2007, cuando el 41% de la matriz del SIC dependía del diésel, este año la situación ha cambiado radicalmente pues al octavo mes este combustible se replegó a un modesto 9% del total. “La generación en base a diésel mantiene una tendencia a la baja, debido al mayor aporte de recursos hidráulicos en la generación. Por su parte, el aporte de generación en base a gas natural resultó nulo, confirmándose así los pronósticos de pérdida definitiva de la antigua relevancia de este combustible”, explicó el director ejecutivo de Electroconsultores, Francisco Aguirre.

Complementando esta apreciación, el Reporte Mensual de Energía que elaboran los ingenieros de Systep -firma que encabeza Hugh Rudnick- señaló que “independiente del escenario hidrológico que se presente, se estima que el SIC necesitará continuar utilizando diésel como fuente energética”.

Al respecto, esta última consultora agregó que si bien las lluvias de agosto -que incluso permiten hablar de un año hidrológico normal- mejoraron los niveles de los embalses en la zona centro-sur del país, es importante considerar que las reservas actuales son inferiores a las de 2006. “Por lo mismo, mientras no se alcance dicho nivel, no se encuentra asegurado el abastecimiento en el mediano y largo plazo”, señaló Systep.

Costos marginales

El cambio en la matriz y el rol cada vez menor que en él tienen las unidades térmicas -cuya operación es más cara que la hídrica- explicó la baja de los costos marginales, que en agosto marcaron un promedio de US$ 138,8 por MWh, un 33,3% por debajo del valor anotado al mismo mes de 2007. Respecto de julio, en tanto, cuando el valor promedio fue de US$ 199,7 por MWh, la disminución fue de 30,4%. Esta baja es una buena noticia para los grandes clientes eléctricos del SIC, pues buena parte de sus contratos libres tiene al costo marginal como factor de indexación. Al mismo tiempo, una baja en los precios que pagan estos usuarios podría beneficiar al sector residencial cuyas tarifas son reguladas, ya que la evolución de los precios mayoristas es uno de los elementos que la autoridad considera a la hora de calcular y revisar el precio de nudo, que representa entre el 50% y 60% de sus tarifas.

Fuente: Diario Financiero