«No hay ningún impacto ambiental no previsto en la construcción de la Central Bocamina II», afirmó ayer el director regional de la Conama, Bolívar Ruiz, descartando medida alguna del organismo contra el proyecto de 350 MW. Asimismo, anunció que el próximo lunes 22 se hará entrega de Corema los antecedentes sobre el caso.

Funcionarios de la Conama realizaron el pasado viernes visita inspectiva a las obras, «donde se fiscalizó el impacto de las obras de la central aún no en funciones», precisó Ruiz. «Hasta ahora no tenemos información oficial ni de la municipalidad de Coronel ni de los vecinos, tampoco de la empresa, respecto a impactos no previstos», puntualizó.

Según dijo, el único problema surgido en la construcción fueron grietas en 105 viviendas construidas sobre una antigua mina, «donde Endesa llegó a un acuerdo con las familias, que serán erradicadas del sector». Los consejeros regionales y miembros de la Corema, Claudio Arteaga y Eduardo Araya, sostuvieron que los problemas en Bocamina II no tienen relación alguna con el impacto ambiental de la nueva central.

En tanto, el municipio de Coronel anunció que insistirá en tribunales. El alcalde René Carvajal concurrirá a la Corte de Apelaciones de Concepción para interponer un recurso de reposición contra la orden de no innovar, que dejó sin efecto la resolución municipal que había paralizado la construcción.

Fuente: El Mercurio