Bajo ha sido el aporte que en materia hidroeléctrica ha representado el temporal que, desde la madrugada de ayer, afecta a la zona centro-sur del país.

Así lo reconocieron las autoridades, como el ministro de Energía, Marcelo Tokman, quien aclaró que, si bien en medio de la severa sequía que afecta al país las precipitaciones -que se mantendrían hasta el jueves-, son “bienvenidas”, es importante que los usuarios residenciales y las empresas sigan cuidando la energía, a fin de evitar que la estrechez de abastecimiento en el Sistema Interconectado Central (SIC) obligue a aplicar cortes programados de suministro, en el marco del decreto de racionamiento vigente.

“Si bien son noticias bienvenidas, el año pasado con lluvias un poco mayores que las actuales, terminamos con el invierno más seco de los últimos 50 años. Por eso no es posible predecir qué sucederá con las lluvias el resto del año”, dijo el secretario de Estado.

Las cifras que entregó la Dirección General de Aguas (DGA) dan cuenta de que las lluvias de las últimas horas no cambiaron significativamente la situación de los embalses de uso hidroeléctrico del SIC.

Entre el 15 de mayo y ayer, el embalse Rapel pasó de 547 millones a 548 millones de metros cúbicos (m3); Colbún de 538 millones a 544 millones de m3; Laguna del Maule de 752 millones a 753 millones de m3; Lago Laja de 1.670 millones a 1.692 millones de m3, y Pangue de 64 millones a 68 millones de m3.

El titular del organismo dependiente del MOP, Rodrigo Weisner, señaló que los embalses se mantienen en la misma condición crítica.

“En los embalses, sobre todo los importantes, como Maule y Laja, los efectos se ven con los deshielos. Hay que descartar que con estas lluvias vayamos a tener un comportamiento que asegure nada”, apuntó.

Weisner indicó que en términos de asegurar las reservas de estos tranques, es vital ver el comportamiento de la nieve, que hasta el momento no se concretó porque la isoterma cero estuvo muy alta, sobre los 2.800 metros, y debería estar a 1.600 ó 1.700 metros para que se acumule nieve.

Las precipitaciones asociadas a este frente de mal tiempo sirvieron en alguna medida a mejorar la operación de centrales de pasada, pues lo que sí permitieron fue elevar los caudales de los ríos.

Weisner rechazó los dichos del presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Luis Schmidt, quien ayer dio por superada la sequía. “Uno puede dar por superada la sequía, pero no sus consecuencias. Es cierto que ahora la demanda para riego es cero y que esta lluvia ayuda a las siembras y mejora el abastecimiento rural de agua potable. Sin embargo, todo el tema del forraje, por ejemplo, no está resuelto en muchas zonas”, aseguró.

Fuente: Diario Financiero.