“El origen de ese proyecto tenía (capacidad) por sobre los 450 MW. Ahora estamos reevaluando una planta más chica en torno a los 150 MW”, dijo ayer Enrique Dávila, gerente general de la estatal Empresa Nacional de Petróleo (Enap) sobre el proyecto eléctrico que lanzaron en julio de 2006 junto con Copec y la inglesa BG International.

El rediseño implicará reducir en al menos tres veces el tamaño de la iniciativa. De hecho, si se considera el anuncio original sería cuatro veces menor a lo informado, pues se habló de 579 MW, entre una generadora a ciclo combinado de 414 MW, más el aporte de una cogeneradora de 165 MW.

La idea era proveer de la energía que requerían las instalaciones de la Refinería de Con Con de Enap -donde se emplazará la generadora eléctrica-, y a su vez inyectar la electricidad excedentaria al Sistema Interconectado Central (SIC).

“Vamos a necesitar la planta sí o sí, porque necesitamos tener tanto vapor como energía eléctrica de respaldo para la refinería”, sostuvo Dávila y admitió además que “está topando el tema del tamaño de la planta. Estamos haciendo estudios y análisis. En los próximos meses tendremos una respuesta”.

Escasez de GNL

El ejecutivo expresó que uno de los factores que obligó a reevaluar la iniciativa fue la fuerte demanda por el gas natural licuado (GNL) a nivel mundial que alimentaría la central.

“Hay una limitación también en la capacidad del GNL. Tenemos todo contratado a 2009 y por eso que pensamos a 2010 doblar la capacidad de la planta de regasificación”, dijo el gerente general de Enap.

Añadió que de hecho, los cuatro socios del pool de consumidores del GNL -Copec, Metrogas, Endesa y Enap- “estamos pensando en incrementar la demanda”.

De hecho, el gerente general de Endesa, Rafael Mateo, indicó que de los dos millones de metros cúbicos al día que pactó consumir la generadora, pretenden subir sus requerimientos a entre 3,5 a 4 millones de metros cúbicos diarios.

Esta sería una de las causas que dificultó la ejecución del megaproyecto.

Sin embargo, esta semana otro de los actores de la iniciativa, Roberto Angelini, presidente de Empresas Copec, manifestó que el encarecimiento de costos para este tipo de iniciativas fue otra de las razones.

“Estamos reevaluando esta planta, debido a que los valores de los insumos y equipos han subido mucho. Lo que estamos haciendo es recalcular y reestudiar el proyecto”, afirmó el empresario.

Dávila precisó que los permisos ambientales se encuentran aprobados y finalmente informarán el tamaño original a la Corema cuando la decisión esté afinada, lo que ocurriría a fines de año.

Fuente: Diario Financiero