Durante su presentación en el seminario “El Impacto Económico y los Desafíos en la Región de Coquimbo” el economista y académico de la Universidad Católica del Norte, destacó las fortalezas y debilidades de la actividad doméstica para enfrentar un volátil panorama internacional.

Dijo que “los avances consignados por el país en materia de libertad económica, la autonomía del Banco Central, la implementación de la regla de superávit estructural y la reconocida calidad de las instituciones configuran un adecuado marco de políticas macroeconómicas”.

En cambio, enfatizó que los escasos logros en competitividad, “el magro avance en desarrollo científico y tecnológico, y el elevado costo energético hacen peligrar el logro de los objetivos económicos y sociales trazados por la autoridad”.

Subrayó la relevancia de “incentivar la integración económica en Latinoamérica de manera de aprovechar el consumo de grandes mercados como Brasil y Argentina que permita sostener en el tiempo los favorables términos de intercambio que se constatan en los últimos años”.

Desde el plano local, dijo que las debilidades se expresan con singular fuerza en la región de Coquimbo, “que apenas aparece en el lugar número 11 en el ranking de competitividad regional”. Precisó que “este es uno de los principales desafíos para esta zona del país junto con la necesidad de intensificar la diversificación de la matriz exportadora de materias primas”.

Fuente: Estrategia