Alfredo Elías Ayub, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), advirtió que para mejorar la infraestructura eléctrica del país se requiere de alianzas entre los sectores público y privado.

“Ya nadie podrá hacer las cosas solo”, las empresas, dijo, enfrentarán exigencias más estrictas en materia ambiental que deberán cumplir, y si se conjuntan las experiencias de privados y el sector gobierno se logrará entregar proyectos en tiempo y forma dentro del marco legal, que redundarán en “mayor crecimiento de la infraestructura y volvernos más atractivos para nuevos inversionistas”.

Eugenio Larís Alanís, director de Proyectos e Inversión Financiada de la CFE adelantó que en el decenio 2007-2016, a través de los Proyectos de Inversión de Impacto Diferido en el Gasto (Pidiregas) se financiarán con 530 mil 500 millones de pesos diversas obras para ampliar la infraestructura eléctrica.

Ello, agregó, porque la demanda crece al 4.8% anual, lo que significa ampliar la capacidad de generación de energía en más de 24,000 megawatts.

Entrevistado al término de su participación en la “Reunión Sectorial de Infraestructura Eléctrica”, refirió que se requieren 63 nuevas plantas de generación, que representan casi el 50% del total de plantas con que cuenta la CFE.

Para 2008 se realizarán siete proyectos que requerirán inversiones por 2,230 millones de dólares y se sumarán a los 243 proyectos existente, de los cuales operan 146 y que a septiembre pasado generaron un flujo neto por 31,869 millones de pesos.

Aunque reconoció que los Pidiregas aún tienen un “margen de acción”, para la presente administración deben encontrarse nuevos esquemas de financiamiento, ya que advirtió que “mientras más obras se hagan, la parte de los pasivos de la CFE sube y entonces el grado de calificación pudiera bajar, pero hoy por hoy todavía estamos en niveles adecuados, debido a que el actual sistema de planeación ya ha sido demostrado “y está visto que es el que da resultado”.

Fuente: Crónica