El grupo italiano y la constructora española quieren una toma de control tranquila tras su OPA. Reconocen la labor del consejo de la eléctrica y manifiestan su deseo de mantener a los directivos de la compañía.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobó ayer, por mayoría, el folleto de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Enel y Acciona sobre Endesa, con lo que esta operación ya cuenta con todas las autorizaciones administrativas.

A partir de la publicación de los anuncios de la OPA, se abrirá un periodo de dos meses para que los socios de Endesa acepten la OPA, formulada a 40,16 euros por acción. Enel y Acciona ya poseen el 46% de Endesa, por lo que deberán desembolsar 23.000 millones de euros si se hacen con el 100%.

Una de las novedades del folleto, en el que Enel y Acciona recuerdan su pacto futuro para gestionar Endesa, es que Santander garantiza ante la CNMV el 93% del importe de la OPA, al aportar 21.633 millones. Este aval se deposita ante el organismo desde la presentación de la OPA (abril) hasta que se liquide. Además, Santander también será la entidad encargada del pago de la oferta a los accionistas que la acepten.

Tras la operación, si tiene éxito, Enel tendrá un 74,9% de Endesa (ahora, posee el 24,9%) y Acciona alcanzará el 24,9% (frente al 21% actual), aunque las dos empresas compartirán la gestión.

La idea de Enel y Acciona es realizar una transición tranquila. De hecho, en el folleto de la CNMV, alaban la labor de Manuel Pizarro y el resto del consejo de Endesa durante el proceso de opas, en una indicación de que no quieren pleitos, ni batallas. “Los oferentes reconocen su actuación [de los miembros del consejo de Endesa] en defensa del interés social y de los accionistas hasta la fecha”, dicen los aliados español e italiano.

En los últimos meses, José Manuel Entrecanales y Fulvio Conti, presidente de Acciona y consejero delegado de Enel, respectivamente, admiten haber mantenido diversas reuniones con los gestores de Endesa y otros accionistas como Caja Madrid y la Sepi, para preparar la transición en la empresa. Pero Enel y Acciona advierten de que nombrarán un nuevo consejo tras la OPA.

En cuanto al equipo directivo, Enel y Acciona lanzan un mensaje de tranquilidad. “Los oferentes consideran clave la retención de directivos clave tras la adquisición, así como su motivación y a tal fin estudiarán programas de retención e incentivos”.

Acciona y Enel señalan la posibilidad de excluir Endesa de bolsa tras la OPA y auguran un cambio en la política de dividendos. Las dos empresas prevén repartirse como dividendos los ingresos que logren por la venta de activos de Endesa a E.ON, que podría ascender a 10.000 millones de euros.

Los dos oferentes explican que consolidarán en sus balances y cuentas de resultados sus respectivas participaciones en Endesa. Según Acciona, su beneficio neto de 2006 hubiera subido un 37,5%, hasta 1.884 millones, al incorporar el 25% de Endesa. La deuda de la constructora se duplicará hasta los 16.589 millones tras la OPA.

Rafael Miranda, consejero delegado de Endesa, dijo ayer que el consejo de la eléctrica estudiará la semana que viene el folleto de la OPA para emitir su informe y convocar junta extraordinaria.
Fuente: Expansión, España.