La autoridad ambiental de la VIII Región aprobó esta semana dos grandes proyectos termoeléctricos, Coronel y Bocamina, que a partir de 2010 darán una importante seguridad al suministro eléctrico del Sistema Interconectado Central (SIC), que cubre al 93% de la población del país

Las iniciativas pertenecen a Colbún, la generadora del grupo Matte, y a Endesa Chile, de Endesa España. Comprenden en conjunto 1.050 MW de potencia, lo que equivale al 12% de los 8.632 MW de capacidad de generación que tiene instalado el SIC.

Las nuevas centrales demandarán una inversión de casi US.500 millones y permitirán dar un respaldo al sistema eléctrico de la zona central, que está afectado por los recortes de gas argentino y muy vulnerable a la hidrología.

Los desarrollos aprobados por la Corema operarán con carbón y estarán emplazados en la VIII Región. Uno de ellos es el complejo termoeléctrico Coronel, que demandará a Colbún una inversión de US.000 millones. El proyecto, que comprende una potencia de 700 MW, incluye dos unidades a carbón de 350 MW cada una. La construcción de las centrales será en dos fases secuenciales. La primera entrará en operación comercial el primer semestre de 2010 y la segunda, en el 2013.

Endesa Chile, por su parte, ampliará la central Bocamina. Los US60 millones de inversión serán destinados a aumentar en 350 MW la capacidad original de 128 MW existente. En la eléctrica prevén que la planta estará funcionando a mediados de 2010.

Las dos eléctricas habían ingresado el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) a la Conama en el segundo semestre de 2006.

“La energía termoeléctrica es un respaldo en caso de emergencias ocasionadas por posibles sequías y la consecuente disminución de los caudales, de los que depende el funcionamiento de las centrales hidroeléctricas. También permitirá enfrentar en mejor forma las sucesivas disminuciones de envío de gas natural desde Argentina”, precisó Endesa en el estudio presentado a la autoridad
ambiental.

Traspié de Colbún

Pero no todo ha sido positivo para las evaluaciones ambientales de los proyectos eléctricos. Esta semana Colbún sufrió un traspié. La eléctrica debió retirar de la Corema de la X Región el EIA presentado en abril, para la central San Pedro, que comprende 155 MWy US80 millones de inversión. La generadora habría optado por este camino tras las numerosas observaciones que realizó la Dirección General de Aguas.

Además, la compañía tuvo que enfrentar el rechazo de comunidades en el sur del país. De hecho, en Panguipulli sus ejecutivos no pudieron presentar públicamente el proyecto a raíz de la oposición que encontraron en la población.

La paralización de San Pedro es sólo temporal. Se prevé que la eléctrica reingresará el proyecto en las próximas semanas tras efectuar algunas modificaciones.

En el norte, también hay algunos movimientos en materia eléctrica. Ayer la minera canadiense Barrick ingresó a tramitación ambiental el proyecto de ampliación y mejoramiento de la línea de transmisión que transportará energía desde el SIC hasta la frontera de Chile con Argentina, a fin proveer al proyecto Pascua Lama
que construirá en la zona fronteriza de la III Región.

La línea de transmisión tendrá un costo de US00 millones.
Fuente: La Tercera.