«Sabíamos que esto iba a pasar y cada uno de nosotros en el Gobierno está, desde su cargo, trabajando firmemente en resolver el conflicto».

Esa es la visión que tiene hoy la ministra de Minería, Karen Poniachik, quien siente muy de cerca cada suceso relacionado con el abastecimiento de energía en el país, considerando que, hasta el 26 de marzo pasado, dirigió esa cartera.

«Cuando yo asumí, me preguntaron cómo veía el panorama del gas. En esa oportunidad dije que tenemos que acostumbrarnos a que los cortes iban a ser más profundos y más prolongados. Y fuimos muy transparentes al decir eso y es lo que ha estado pasando», explicó la titular de Minería.

Para Poniachik, resolver la crisis del gas es un «tema de Estado» y por lo tanto no se siente fuera tras su salida de Energía, sino que muy activa trabajando junto a su amigo, el ministro Marcelo Tokman.

Trabajo conjunto

«Hoy en día se han tomado todas las medidas para que existan los planes de contingencia necesarios para hacer frente a una crisis mayor. Y estamos trabajando muy en conjunto con el ministro de Energía en varios de los desafíos que tenemos, tendientes a cómo logramos mayores grados de autonomía», señaló la secretaria de Estado, refiriéndose a los planes de construcción de una central de GNL en Mejillones, II Región -liderado por Codelco, donde ella preside el directorio- y a la serie de licitaciones de exploración de hidrocarburos que ha cerrado su cartera este año.

«Yo no siento que estoy fuera. Éste es un desafío país, todos tenemos que trabajar para avanzar en materia de diversificación de la matriz, de autonomía energética y de eficiencia», sostuvo.

También adelantó que muy pronto su cartera lanzará un programa de eficiencia energética en la minería.

Sobre la grave situación financiera que vive GasAtacama, Poniachik recordó que ya el año pasado había advertido sobre los problemas que atravesaría la firma, por lo que fue acusada de intervencionista.

«En esa oportunidad yo dije que prefería que me dijeran intervencionista que tener que firmar decretos de racionamiento», explicó.
Fuente. El Mercurio