Con una inversión cercana a los US2 millones, la empresa Colbún (de la familia Matte), planea desarrollar el proyecto hidroeléctrico San Clemente, en la VII Región, con la intención de desarrollar energías renovables no convencionales, ante la crisis de esta industria que ha afectado al país últimamente.

La instalación, que actualmente está en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (Seia), en proceso de “calificación”, sería una central de pasada que producirá energía hidráulica. Para ello, está planeada la construcción de una bocatoma, un canal de aducción, una cámara de carga, tuberías de presión, descargas y la consiguiente conexión al Sistema Interconectado Central (SIC), a través de la red de distribución de Emetal.

En cuanto a su funcionamiento, “operarán dos turbinas de eje horizontal, de 3 MW de potencia cada una, para un caudal de diseño de 8,5m3/s, acopladas a generadores sincrónicos de 3,5MVA, con una potencia total instalada de 6MW”, detalla el documento presentado en el Seia.
Fuente: Estrategia.