«Aysén es un proyecto que es plenamente compartido (por el Gobierno). Por la magnitud, tiene que ser compartido, y si no lo es… no se va a poder hacer».

Así de categórico fue el presidente de Colbún, Bernardo Matte, respecto del proyecto que lleva adelante la compañía en sociedad con Endesa, a través de HidroAysén, y que contempla la construcción de 4 centrales en la XI Región a un costo de US.500 millones.

«El Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer», dijo el máximo directivo de Colbún, agregando que «Chile está creciendo y, por lo tanto, necesita energía». «En los próximos 10 años -dijo- vamos a necesitar duplicar lo que hoy en día hay».

Ante esto, sostuvo que la mejor alternativa son las centrales hidroeléctricas que son «la base de los sistemas de energía chilenos», aseguró el ejecutivo, quien participó en un seminario organizado por Jóvenes Líderes y Economía y Negocios de El Mercurio.

«La parte clave es tratar de no inundar superficies muy grandes y no erradicar gente». Agregó que el proyecto HidroAysén «se está cumpliendo perfecto, porque no se erradica a nadie».

Además, dijo que Colbún y Endesa están estudiando la forma de rebajar aún más las 9.000 hectáreas que tendrán que inundarse con la construcción de cuatro centrales entre los ríos Baker y Pascua.

En un principio, el proyecto contemplaba inundar un área de cerca de 30.000 hectáreas.

Dijo que está «luchando» con los ingenieros a cargo de los estudios para «bajar la inundación», manteniendo la energía. «Ése es el desafío, no podemos bajar los MW (2.400 MW), porque es el mínimo necesario para construir la línea», señaló. La línea unirá las centrales de Aysén con el sistema interconectado central, SIC.

El directivo dijo, asimismo, que la autoridad «no tiene que garantizarnos nada. Sí es responsabilidad nuestra hacer HidroAysén bien. No es responsabilidad del Gobierno».

Retraso

Sin embargo, en la ocasión, Matte advirtió sobre los retrasos en la aprobación de proyectos, asegurando que «mientras más nos demoramos en la tramitación, más cara será la energía, ya que estamos supliendo la falta de ella operando con diésel, que es la forma más cara de generar».

Aseguró que «hay mucho de burocracia, que hay que agilizar por parte del Gobierno».

Respecto del eventual ingreso de nuevos inversionistas a Endesa España, tras la OPA conjunta de Enel y Acciona, Matte dijo que «por supuesto que el que cambia de accionista mayoritario genera una preocupación normal». No obstante, sostuvo que «si Acciona o Enel no quieren invertir en Latinoamérica, me preocuparía. Pero han demostrado todo lo contrario. Están fuertemente interesados de invertir en Chile».

«El salto que Chile necesita, requiere romper muchos huevos», sostuvo Bernardo Matte

«Yo tuve la experiencia de quebrar muchos huevos», respondió el ex ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre.

Una particular controversia tuvo ayer el ex ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, con el presidente de la eléctrica Colbún, Bernardo Matte.

¿La ocasión? Un seminario organizado por Jóvenes Líderes y Economía y Negocios de El Mercurio.

En un atiborrado auditorium de la Universidad Adolfo Ibáñez, el primero en lanzar los dardos fue Matte: «El salto que Chile necesita requiere romper muchos huevos».

La respuesta de Eyzaguirre no se hizo esperar. Cargada de ironía, como es habitual. «Yo tuve la experiencia de quebrar muchos huevos y que me los quebraran a mí».

El debate se inició luego que un estudiante consultara a Matte por el bajo crecimiento que ha tenido el país, pese a los inmejorables factores externos.

«Si uno hace un listado de temas que son los que están frenando el desarrollo chileno, muchos de ellos pasan por quebrar huevos y eso en un gobierno de la Concertación le es muy difícil (…) hay que cambiar costumbres y derechos adquiridos muy profundos», sostuvo el empresario.

A su tiempo, el actual presidente del Consejo de Innovación respondió: «Tengo muchas más dudas respecto de la Alianza y su capacidad de quebrar huevos».

Para mejorar la situación del país, dijo, hay que cambiar el sistema electoral, la ley de partidos políticos, con lo cual espera que la ciudadanía le pida una efectiva rendición de cuentas a quienes los gobiernan y también a quienes están de parlamentarios. «De lo contrario, los incentivos para quebrar huevos no van a estar ahí», aseguró.

En tanto, Matte dijo que «el problema en Chile no es de no saber qué hacer, si no que para poder hacer las cosas se requiere romper grupos de poder y esos están enquistados en todas partes». Añadió que a la Concertación le cuesta mucho romper con este esquema, «producto de que basa su estructura de Gobierno en muchos grupos de poder».
Fuente: El Mercurio.