Fuertes diferencias mostraron distintos actores privados al primer proyecto de ley que presenta Marcelo Tokman al Congreso como ministro de Energía: la iniciativa que potenciará el desarrollo de las Energías Renovables no Convencionales (ERNC). Con este proyecto de ley, el gobierno busca que el 5% de la electricidad que comercializan las generadoras en el país provenga de energías renovables, la cual pueden producir o adquirir en el sistema eléctrico. La normativa establece que en caso que ese porcentaje no se cumpla, habrá una multa a beneficio fiscal de 0,4 UTM por cada MWh que no fue suministrado por las energías renovables. Tokman indicó que el proyecto se enmarca dentro de la política de seguridad energética del gobierno, porque el abastecimiento de energía es un objetivo estratégico fundamental.

Tokman comentó que impulsará este tipo de fuentes energéticas y que “hemos recibido buenos comentarios de los analistas y las generadoras. En varias de las generadoras tradicionales están viendo cómo desarrollan ellos proyectos de este tipo”. Según Tokman, el proyecto no tendrá un impacto significativo en las tarifas porque hay proyectos que se pueden desarrollar a costos similares a los que se observan hoy en el mercado.

En tanto, el ministro de Economía, Alejandro Ferreiro, explicó que las generadoras que produzcan más el 5% de la electricidad con energías renovables, podrán vender los excedentes en el mercado eléctrico. En el sector privado la iniciativa aún no convence. El secretario ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, indica que más que velar por el desarrollo de las energías renovables, el gobierno debería garantizar que avancen proyectos eléctricos que Chile necesita para asegurar el suministro eléctrico de aquí al año 2011. Estima que las energías renovables no solucionan las necesidades de abastecimiento del país.

Para el ex ministro de Energía, y actual decano de Economía de la Universidad Alberto Hurtado, Jorge Rodríguez, el proyecto provocará un impacto en las tarifas de electricidad, porque las energías renovables son más caras. Calcula en US0 millones al año el costo adicional de operar con ese tipo de fuentes.

El consultor privado, Fransisco Aguirre, concuerda con que los costos subirán. Incluso menciona que ya hay generadoras interesadas en incluir ahora en los contratos cláusulas que determinen un precio mayor si se las obliga a usar las energías renovables.
Fuente: La Tercera.