La instalación de turbinas que estudia el gobierno para enfrentar eventuales desabastecimientos eléctricos entre el 2008 y el 2009, está contemplada en la legislación eléctrica. En todo caso, el académico del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Católica, Hugh Rudnick, aclaró que su uso dependerá de los niveles de recortes de gas y de la disponibilidad hidrológica que se presente en el Sistema Interconectado Central (SIC).

– ¿Cómo evalúa la medida del gobierno de instalar turbinas de emergencia?
– Esa es una medida que está contemplada dentro de la legislación y lo que está haciendo el gobierno es tratar de dar las facilidades para que se puedan instalar estas turbinas, porque tienen que cumplir con permisos locales y ambientales. Además, está buscando la localización física, porque son generadores que pueden provocar contaminación.

– ¿Es obligación que cada generadora aporte estas turbinas?
– Para mí no es evidente que todos los generadores tengan que hacer estas inyecciones de energía, dependerá del contrato que tengan con sus clientes y con las distribuidoras. La autoridad está tratando que estas turbinas sean remuneradas adecuadamente, de hecho, hay varios privados que están analizando su instalación en varios puntos del país como un negocio y las señales económicas están para que esto se realice.

– ¿Cuál es la factibilidad de que el SIC requiera de su uso en los próximos años?
– Los argentinos nos han venido recortando bastante el gas y la situación se va empeorando por lo que tendremos que recurrir a turbinas sí o sí, aunque también dependerá la situación hidrológica.

– ¿Presenta riesgo el 2007?
– No debiera haber problemas si tenemos buena hidrología
Fuente: Diario Financiero.