Para incentivar el uso de las energías renovables limpias y las no convencionales y garantizar una mayor independencia energética del país, los senadores Antonio Horvath, Alejandro Navarro, José Antonio Gómez, Baldo Prokurica y Jaime Orpis, presentaron un proyecto de ley para crear un Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo de ese tipo de energías.

La moción, que fue derivada a la Comisión de Minería y Energía, para su estudio, pretende –según sus autores- entregar una señal clara respecto del interés concreto de incentivar el uso de esas energías y, de paso, garantizar una mayor independencia energética del país a través de la diversificación de la matriz existente, asegurando al mismo tiempo una debida conservación del Medio Ambiente.

En lo medular, el proyecto crea un Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo de Energías Renovables Limpias y No Convencionales, destinado a financiar proyectos y programas de investigación y desarrollo de ese tipo de energías.

Para ello, define como energías renovables limpias y no convencionales aquellas cuya fuente sea geotérmica, eólica, solar, biomasa, mareomotriz, hidroeléctricas de pasada y pequeñas centrales hidroeléctricas.

El Fondo estará formado por los aportes que decida asignarle las autoridades competentes, por las herencias, legados y donaciones con que resulte favorecido, y por los recursos que reciba por concepto de asistencia internacional en materia de investigación y desarrollo de Energías Renovables Limpias y No Convencionales.

Consejo y fiscalización

Asimismo, la moción contempla una institucionalidad a cargo del Fondo, que se llamará Consejo Nacional de Investigación y Desarrollo de Energías Renovables Limpias y No Convencionales.

Éste estará integrado por tres representantes de Universidades acreditadas; dos representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) especializadas en materia ambiental y dos de ONG en materia de energía; una autoridad competente en materia ambiental y otra en materia energética; un senador y un diputado de la Comisión de Energía o Medio Ambiente.

Los miembros de dicho Consejo duran en sus cargos cuatro años, con posibilidades de reelección, y serán nominados por sus respectivas organizaciones.

Entre sus funciones estará la de asignar los recursos que existan en el Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo de Energías Renovables Limpias y No Convencionales, y para ello deberá llamar periódicamente a un concurso nacional de proyectos, al cual podrán postular las Universidades, Institutos Profesionales, Instituciones Públicas y Privadas del país y cualquiera persona natural o jurídica con domicilio en Chile.

No obstante, se establece que para asignar los recursos, el Consejo deberá utilizar como principales criterios de selección, la contribución del proyecto a la diversificación de la matriz energética del país, y su aporte al abastecimiento energético, en particular, de aquellas zonas más aisladas.

El Consejo supervisará en forma periódica el desarrollo de los proyectos y que los recursos que asigne sean utilizados para los fines que fueron solicitados.

A juicio de los parlamentarios, es fundamental crear este Fondo, pues es imperioso diversificar la matriz energética a otras fuentes de generación eléctrica no convencionales, que además no produzcan impactos nocivos al medio ambiente.

“Es por ello –agregan- que la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables y limpias debe ser impulsada decididamente, a fin que los privados cuenten con incentivos concretos que les permitan invertir de manera segura y rentable en esta área”.
Fuente: Senado de Chile.