Un estudio realizado por Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas y la Unidad de Análisis de Políticas Económicas y Sociales (Udape), recomienda aprovechar las oportunidades de competitividad que ofrece la abundante disponibilidad de gas natural para la exportación de electricidad.

Brasil es un potencial comprador a largo plazo muy importante, a pesar de las condiciones desfavorables actuales.

Otros países como Perú, que ya importa energía eléctrica boliviana pueden constituirse también es destino de las exportaciones. Bolivia cuenta con cuantiosas reservas de gas natural que pueden ser utilizadas para alimentar plantas de generación termoeléctrica orientadas a la exportación de energía.

Pese a que el comercio exterior de electricidad en Bolivia todavía es incipiente, hasta la fecha sólo la empresa de distribución Electropaz exportó energía eléctrica al Perú, en la región colindante con la ciudad de Copacabana en el Departamento de La Paz.

Este estudio, indica que la exportación de energía eléctrica representa apenas el 6% del consumo promedio del país.

En contraposición la empresa distribuidora CRE de Santa Cruz, importa energía eléctrica para el abastecimiento de la ciudad de Puerto Suárez. Entre 1998 y el 2001 los volúmenes importados fueron decreciendo, debido a la disminución en el número de usuarios por efecto de la migración.

En los años anteriores la demanda de energía eléctrica en al región creció significativamente debido a la construcción del gasoducto Bolivia-Brasil, lo que se tradujo en una mayor actividad económica en la región, aumento de la población y en consecuencia se dio la necesidad de importar energía eléctrica para satisfacer la demanda.

Balance

El balance que efectuó el Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas y Udape, señala que el sistema eléctrico boliviano es en conjunto relativamente «limpio», si se considera la significativa importancia de la generación hidroeléctrica y el uso de gas natural, el menos contaminante de todos los combustibles usados en la generación termoeléctrica.

Destaca que el sistema eléctrico boliviano en conjunto es autárquico y robusto en el sentido de que la casi inexistencia de comercio exterior en el sector garantiza el autoabastecimiento y disminuye la sensibilidad a shoks externos.

Anota que los sistemas aislados administrados por la CRE, disminuyeron los precios a los consumidores finales, mientras que Tarija se aumentaron. Las razones pueden estar en la variedad de alternativas de generación con que cuenta la CRE mientras que SETAR depende de la generación termoeléctrica a gas natural y los gasoductos están congestionados, además de una disminución de los niveles de embalse de San Jacinto en Tarija.

El diagnóstico, indica que el sector eléctrico se compone del Sistema Integrado Nacional (SIN) y de los sistemas aislados. El primero es el más importante, pues representa casi el 80 por ciento de la generación.

Puntualiza que la normativa del sector eléctrico es una de las más completas comparada con la de otros sectores. Además existe una definición de roles que es aceptada por los actores tanto del sector público como privado.

Entre los años 1996 y 2004, existió un importante incremento en el número de clientes de las empresas distribuidoras y también de la cobertura eléctrica. debido a la forma en que se fijan los precios de distribución, este incremento se ha traducido en un aumento en los precios finales a los consumidores regulados, apoyado en la inexistencia de sustitutos para muchos de los usos de la electricidad, que se expresa en una baja elasticidad en la demanda.

Perspectivas

El estudio expresa que esta prevista la entrada de nuevos operadores en el transporte de electricidad como ISA Bolivia; San Cristóbal Transportadora de Electricidad S.A y Mercados Eléctricos S.A. que ya invirtieron en el sector a los que se añade la línea Punutuma – Tarija que conectará el sistema aislado de Tarija con el SIN.

Entre los desafíos del sector eléctrico, se mencionan; mejorar la regulación de precio, evitando las distorsiones, los subsidios cruzados y promoviendo una eficiente asignación de recursos.
Fuente: Hoy Bolivia.