El incuestionable potencial eólico del país despertó. Durante las últimas semanas ingresaron a la Comisión Nacional del Medioambiente (Conama) cuatro estudios de impacto ambiental de Parques eólicos por 275,4 MW.

Este auge va en línea con las expectativas de la Comisión Nacional de Energía (CNE) que apuntan a que el 15% del aumento de capacidad nueva de generación al 2010 sea en base a energía renovables, lo que significa la instalación de proyectos por unos 300 MW.

¿Cuáles son las razones de este auge eólico? El jefe del área de Medioambiente y de Energías Renovables no Convencionales (ERNC) de la CNE, Jaime Bravo, explicó que responde al aumento del costo de la energía, y a algunas modificaciones legales que otorgan beneficios a proyectos de energías renovables menores a 20 MW.

Si bien las iniciativas eólicas de Acciona, por un total de 265,5 MW no acceden a los beneficios legales, sí las favorece el factor precio.

En este sentido, Bravo señaló que la instalación de cada kWh en base a energía eólica fluctúa entre los US.300 a los US.800. “Si son proyectos que tienen buenos niveles de viento, es decir, que permiten factores de carga de 30% y 35% pueden llegar a resultar rentables al nivel de precios de la energía que existe hoy día”, dijo el profesional.

Como referencia, un proyecto eólico que pretenda vender su energía a clientes regulados podría obtener del orden de US5 a US5 por MWh, pero si lo hace al mercado spot recibiría lo que marque el costo marginal, que hoy se encuentra en torno a los US20 el MWh.

Bravo explicó que entre los beneficios a proyectos menores a 20 MW, se encuentra la exención de pago de peajes de transmisión troncal para los proyectos menores a 9 MW. En la medida que su potencia aumenta, lo hace proporcionalmente el pago de este tipo de peajes.

Un segundo beneficio, es que los proyectos menores a 9 MW que se conectan a las redes de distribución para vender su energía al mercado spot podrán hacerlo a precios estabilizado.

Y en tercer lugar, los proyectos de ENRC menores a 9 MW tienen el derecho de suministra hasta el 5% de la demanda de energía que liciten las distribuidoras.
Fuente: Diario Financiero.