Lo que sucedió el pasado 25 de abril, fecha en la que AES Corp. remató en bolsa 7,6% del porcentaje que controla en la local AES Gener, percibiendo US23 millones, fue sólo un pequeño indicio de lo que vendrá en el sector energético, sobre todo, en materia de salida y entrada de nuevos actores. Esto, porque por estos días se sabrá a ciencia cierta las ofertas que recibió Hydro Québec por el 89% que controla en Transelec, y se dará inicio además, al road show para vender el 19% que posee Suez Energy en Colbún, operaciones que sumarán nada menos que unos US.100 millones.

Pero esto no es todo. El mercado espera más, y las apuestas ya comenzaron a sonar fuerte en la rueda, teniendo en cuenta el “apetito” que despertaron entre los inversionistas los papeles de las eléctricas.

Sin embargo, a esto, se suma un ingrediente aún más atractivo, y que se vincula a la verdadera “carrera de inversiones en generación” que se ha suscitado desde fines de 2005, escenario que reiteró muchas veces el ex ministro de Economía y Energía, Jorge Rodríguez, una vez aprobada la Ley Corta II en mayo del año pasado; vaticinio que pocos creyeron, pero que se está cumpliendo con creces, considerando, según estimaciones de mercado, que existen en carpeta para el periodo 2006-2018 proyectos por un total de 10.930 MW, iniciativas que sumarán una inversión estimada por al menos US0.500 millones.

El Escenario

A mediados de 2005, Rodríguez adelantó a Estrategia, que con la nueva ley entrarían al Sistema Interconectado Central (SIC) cerca de 400 MW adicionales cada año y una inversión de US00 millones. Y todo, va tal como lo predijo el ex ministro… Es decir, Rodríguez puede el sentir orgullo que su “siembra” se está cosechando en la era Bachelet, lo que muchos ex ministros con un alto perfil mediático hoy no pueden decir.

La propia ministra de Minería y Energía, Karen Poniachik, confirmó ante los principales ejecutivos del sector energético local el pasado miércoles, en el marco del seminario Seguridad Energética: Escenarios y Estrategias, que entre 2006 y 2009 se instalarán en el SIC 1.572 MW de nueva capacidad, es decir, un promedio de 393 MW cada año.

De hecho, y según datos que maneja la Comisión Nacional de Energía (CNE), en estos momentos existen en construcción un total de siete unidades, las que aportarán a 2008 un total de 702 MW de capacidad, mientras que en desarrollo hay otros seis proyectos, los que inyectarán los restantes 870 MW proyectados.

Pese a ello, la autoridad no se ha quedado de brazos cruzados, considerando que la demanda eléctrica crecerá entre 7% y 8% en los próximos años, motivo por el cual lanzó el Plan de Seguridad Energética Sustentable, el que busca básicamente desarrollar nuevas fuentes de generación tradicionales y no tradicionales; agilizar la tramitación de Estudios de Impacto Ambiental sin disminuir sus exigencias; asegurar que el desarrollo de nuevas centrales térmicas a carbón sean compatibles con el Medio Ambiente; llevar adelante una estrategia nacional de cuencas; tramitar de manera fluida y en plazos breves las servidumbres requeridas para la instalación de plantas, y desarrollar los instrumentos para que el 15% del aumento de la generación al Bicentenario se logre con Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

Las Cartas

Las eléctricas, por su parte, ya tienen definida cual será su estrategia para hacer frente a los mayores requerimientos de demanda, y para participar con todo, además, en las licitaciones de suministro que llevan a cabo Chilectra, CGE Distribución, Chilquinta Energía, Saesa y Emel, procesos que suman un negocio de US.050 millones, unos US05 millones por año.

Teniendo esto en cuenta, y que los precios del mercado se estabilizaron con la Ley Corta II, reflejando de paso, los verdaderos costos de generación del sistema, los diferentes actores manejan una cartera de más de 100 proyectos por 10.930 MW, de los cuales, para sorpresa de algunos, 6.634 MW corresponden a unidades hídricas, 60,7% del total; 3.113 MW a plantas de ciclo combinado; 800 MW a carboneras, y cerca de 384 MW a ERNC.

De las eléctricas, la que aparece con más desarrollo es la generadora controlada por el Grupo Matte, Colbún. Esta posee un portfolio por 2.762 MW, lo que supone una inversión de US.730 millones.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que dicho catastro incluye los 1.000 MW que aportaría el Proyecto Aysén, iniciativa que emprenderá junto a Endesa Chile, y que supone la instalación de cuatro hídricas de embalse por un total de 2.400 MW en la XI Región. Además, incorpora Central Los Pinos, unidad de ciclo combinado de 750 MW de capacidad, que ya cuenta con permiso ambiental, pero se encuentra stand by a raíz de los recortes de gas natural desde Argentina.

Con esto, los proyectos de Colbún se reducen a 2.012 MW para el periodo 2006-2018, tal como lo confirmó hace un par de semanas la compañía, destinando recursos por cerca de US.318 millones.

La filial del holding Enersis, Endesa Chile, suma 2.326 MW en nuevos desarrollos, y una inversión por US.177 millones. Esto, considerando que el Proyecto Aysén le aportará 1.500 MW a su cartera.

Del total de centrales, las que suman 10 plantas, el 83,7% corresponde a desarrollos hidroeléctricos; 15,9% a térmicos y el 0,4% restante, a un parque eólico que emprenderá la filial Endesa ECO en la IV Región, sumando 9 MW de potencia.

Otro actor relevante, y que comenzó a mover sus piezas en los últimos meses, es AES Gener y su filial Guacolda, sumando una carpeta de proyectos por 2.740 MW.

Hay que tener presente que de las nueve iniciativas que suman esta capacidad, cuatro se encuentran detenidas, y corresponden a centrales en base a gas natural ÐMonte Lorenzo, Totihue, Laguna Verde y la conversión de Central Renca-, razón por la que su portfolio se reduce a 1.086 MW, dividido en 136 MW vinculada a una turbina diésel; 450 MW en dos unidades carboneras y 500 MW en desarrollos hídricos.

Respecto a estas últimas, Felipe Cerón, gerente general de AES Gener, detalló que el proyecto “Complejo Hidroeléctrico Alto Maipo”, que supone la instalación de dos centrales de 250 MW cada una, estaría operativo recién en 2012.

Nuevos Jugadores

Sin embargo, la carrera de inversiones que adelantó el ex ministro Rodríguez, no la corren sólo los tres grandes actores del SIC -que al primer trimestre aportaron el 91% de la generación-, un poco más atrás se encuentran grupos como Pacific Hydro, SN Power, la italiana Enel y la local Pilmaiquén, compañías que suman en conjunto plantas por 1.856 MW y recursos por US.100 millones.

De estos, la australiana Pacific Hydro aparece con 880 MW. Lo anterior, considerando las unidades que emprende en conjunto con la noruega SN Power, en un joint venture 50/50.

La australiana posee en carpeta 11 iniciativas, de las cuales, cinco las lleva a cabo con su socia noruega, sumando 460 MW de capacidad, por lo que en la práctica, 230 MW corresponderían al aporte que hace este emprendimiento a su portafolio. De dichas unidades, destaca La Higuera (155 MW), planta que está en plena construcción y que entra en operaciones a fines de 2008, mientras que al mismo tiempo, se espera que las obras de La Confluencia (145 MW) comiencen el último trimestre de este año.

SN Power aparece con un total de 730 MW, teniendo en cuenta que de la capacidad que emprenderá junto a Pacific Hydro le corresponde el 50% de la sociedad. La noruega, asimismo, trabaja con todo para sumar a las iniciativas del Tinguiririca, las unidades del proyecto Trayenko, desarrollos que supone la puesta en marcha de tres centrales de pasada en la X Región, agregando otros 500 MW de potencia. Estas corresponden a Liquiñe (125 MW), Pellaifa (75 MW) y Maqueo (300 MW), donde se desembolsarán US00 millones.

Teniendo en cuenta estos desarrollos, está más que claro que la “carrera de inversiones en generación” que adelantó Rodríguez el año pasado, se está cumpliendo al pie de la letra, ahora lo único que falta, detallan en el sector, es que estos emprendimientos se concreten lo antes posible y, de esta manera, se pueda hacer frente a los 450 MW adicionales que requiere el SIC cada ejercicio.
Fuente: Estrategia.