El emblemático edificio de Teatinos 120, centro de operaciones de diversos ministerios y servicios públicos, se convertirá en el primer edificio auditado energéticamente por este gobierno, en el Marco del Plan de Seguridad Energética impulsado por el Ministerio de Minería y Energía.

Se trata del inmueble que alberga a los Ministerios de Hacienda, Minería, Economía, la Dirección de Presupuesto, la Comisión Nacional de Energía (CNE), el Servicio de Impuestos Internos (SII), el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) y la Subsecretaría de Pesca, entre otras reparticiones fiscales.

El estudio evaluará los artefactos eléctricos -como aparatos de climatización y calefacción, lámparas, pantallas de computadores- con miras a sugerir buenas prácticas en materia de eficiencia energética, tales como la sustitución de algunos equipos obsoletos, reemplazo de las ampolletas incandescentes por fluorescentes, apagado automático de computadores o luminarias, además de proponer incentivos que mejoren el comportamiento de quienes trabajan en el edificio, los cuales estarían asociados al cumplimiento de metas o a la adquisición de equipos eficientes. El informe final, informe con pautas y recomendaciones para optimizar la eficiencia energética del inmueble, servirá como ejemplo para otros edificios públicos y privados en todo el país.

Al anunciar la actividad, la Ministra de Minería y Energía, Karen Poniachik, explicó que el propósito del estudio es establecer la situación actual de consumo energético del inmueble y las potenciales mejoras en términos de eficiencia y ahorro.

En tanto, la directora del Programa País de Eficiencia Energética, Nicola Borregaard, explicó que el proyecto, apoyado financieramente por la Cooperación Técnica Alemana (GTZ) es ejecutado por TBE Chile, una empresa de servicios ESCO (Energy Service Company) de origen austriaco, con 5 años de experiencia en el mercado local y más de 15 años en Europa. A ellos se agrega la cooperación del Programa de Investigaciones de Energía (PRIEN) de la Universidad de Chile.

La auditoría, iniciada en el mes de abril, requerirá al menos otras tres semanas de trabajo. Antecedentes arrojados por estudios de este tipo señalan que el aparato que más energía consume y que más potencial de ahorro promete – mejorando el rendimiento y el dimensionamiento óptimo de su sistema – es el aire acondicionado. Otros ejes incluyen el recambio de tubos fluorescentes, balastos y lámparas incandescentes por equipos de bajo consumo y la configuración de computadores en modo de ahorro de energía y compra de equipos informáticos de bajo consumo energético.

Esta auditoría se vincula con otras iniciativas de eficiencia energética en el sector público, las que también aportan a la modernización del Estado, a la participación directa de los funcionarios en el logro de metas y a una visión de sustentabilidad de largo plazo.

Algunas de estas iniciativas son:

· Elaboración de un instructivo de gestión presupuestaria sobre el destino de los recursos ahorrados vía eficiencia energética: incentivos a la eficiencia energética en el sector público.

· Auditorías y medidas de eficiencia energética en otros edificios públicos como hospitales y establecimientos educacionales.
Fuente: Ministerio de Minería y Energía/PPEE.