El boom eléctrico llegó y para quedarse por un largo tiempo. Durante el último año, y más intensamente en los últimos 6 meses, las compañías generadoras han reactivado proyectos que de concretarse estarían en condiciones de inyectar al Sistema Interconectado Central (SIC) cerca de 5.820 MW al 2018, lo que equivale a un 70% de la capacidad actual.

En estas iniciativas, generadoras como AES Gener, Colbún, CGE Distribución, Endesa, Guacolda, Pacific Hydro junto a SN Power y Southern Cross tienen comprometidas inversiones totales por unos US.780,5 millones, a las que podrían sumarse proyectos de autoabastecimiento anunciados por empresas como CAP y SQM.

¿Qué ha pasado en el sector para volver a arremeter con inversiones? La crisis del gas desatada en 2004 motivó una serie de cambios a la ley eléctrica. El nuevo marco regulatorio proporcionado por la ley Corta II -aprobada en mayo de 2005- creó un nuevo escenario: los precios de la energía son los más altos desde la sequía de 1998, y las nuevas reglas del juego aseguran rentabilidades de centrales eléctricas con tecnologías a carbón, hidráulicas, diesel, gas natural licuado y eólica. Ello, fue posible luego de que la autoridad decidiera estabilizar los precios de nudo, permitiendo que las compañías distribuidoras firmen contratos de largo plazo por 15 a 20 años.

Reactivación

Con estos incentivos las compañías eléctricas desempolvaron sus proyectos.

Así, Endesa decidió adelantar el Plan Aysén. Este proyecto de 4 centrales por un total de 2.400 MW y cerca de US.500 millones de inversión debería comenzar a materializarse a partir de 2008 y finalizarse el 2018, según el cronograma que maneja Endesa

Paralelo a este proyecto, la compañía maneja una cartera de inversiones por US$ 920 millones adicionales, si se consideran las centrales que hoy están en ejecución: Ojos de Agua, San Isidro II y Palmucho, por un total de
US47 millones, y las que podrían venir en los próximos años: la central hidroeléctrica Neltume, Choshuenco, Los Cóndores y el parque eólico Canela, por un total de US73 millones.

La generadora Colbún también ha reactivado sus proyectos de inversión. La segunda generadora del SIC se sumó al Plan Aysén de Endesa, y posee un plan de inversiones propio por cerca de US.000 millones entre el 2007 al 2013. Los proyectos que ya están en construcción -la central Hornitos (55 MW), Quilleco (70 MW) y Chiburgo (20 MW)- implican inversiones por US63 millones, a la que se sumará una central a carbón en Coronel por 350 MW y cerca de US$ 450 millones. Pero los planes de la compañía no se quedarían ahí, porque según dijo estudia otros proyectos hidroeléctricos por 500 MW, dentro de los cuales se considera la central San Pedro (150 MW) en la Décima Región.

Carbón

Las generadoras AES Gener y su coligada Guacolda, también se han sumado a la “carrera de inversiones”. Esta última ya tiene aprobado el estudio de impacto ambiental para la ampliación en 200 MW del Complejo termoeléctrico en la III Región. En tanto, AES Gener espera la aprobación de su central Ventanas en la V Región.

A estas tradicionales compañías del sector eléctrico, debe sumarse el interés de nuevos actores. En esta lista se encuentran CGE Distribución con su central Ñuble de 132 MW, la minera Falconbridge que planea levantar en Aysén una central por 740 MW y US00 millones de inversión y Pacific Hydro junto a SN Power, las que tienen en construcción la central La Higuera por 155 MW y US00 millones de inversión.
Fuente: Diario Financiero.