El Presidente Alejandro Toledo dijo el viernes que él no hubiera nacionalizado los hidrocarburos como hizo su colega de Bolivia, Evo Morales, porque ello ahuyentará las inversiones y generará un aumento del desempleo.

«Las estatizaciones y las nacionalizaciones sólo ahuyentan la inversión privada, frenan los crecimientos, aumentan el desempleo y hacen que los pobres sean más pobres», afirmó Toledo en entrevista con la emisora CPN.

El Mandatario, que ha seguido durante su gobierno políticas de apertura de mercados y de incentivo de la inversión foránea, se jacta de haber logrado un crecimiento económico sostenido de Perú, que el año pasado creció en 6,67%, e impulsado sus exportaciones hasta US7.000 millones, cifra sin precedentes en el país.

«Los gobiernos tienen derecho a tomar sus propias decisiones y dar cuenta a sus pueblos, eso (estatizar) son las decisiones de ellos. Yo no haría eso en el Perú. Sería regresar 70 años atrás», dijo Toledo.

Morales sí ha recibido el respaldo a la nacionalización por parte de los jefes de estado de Argentina, Brasil y Venezuela, con quienes se reunió el jueves en la ciudad argentina de Puerto Iguazú.

Por otro lado, Toledo consideró «absolutamente viable» una alianza estratégica energética entre los países de América del Sur.

«Sobre eso estábamos trabajando», señaló.

Venezuela impulsa el megaproyecto del Gasoducto del Sur para transportar gas desde ese país hacia Brasil y Argentina.

Venezuela posee las mayores reservas de gas de Sudamérica, seguido de Bolivia. Perú puso en marcha el 2004 su proyecto de explotación de gas de Camisea.
Fuente: Associated Press.