Tras las declaraciones del canciller Alejandro Foxley, respecto a la preocupación del gobierno por los hechos acontecidos en Bolivia y en la región, ayer la presidenta Michelle Bachelet precisó la postura de La Moneda y manifestó su negativa a opinar respecto de las decisiones internas de otros países.

“Esta presidenta no opina sobre decisiones soberanas de otros países y sin duda haremos todos los esfuerzos por continuar avanzando en lo que ha sido una dirección que se ha fijado por nuestros gobiernos, la creación de una Comunidad Sudamericana de Naciones que nos permita enfrentar de forma unida los problemas que son unidos”, indicó Bachelet.

En este último punto destacó que “parte de esto va a ser lo que se va a conversar la próxima semana”, durante la reunión que realizarán mandatarios de la región con sus pares de la Unión Europea en Viena.

Esta vez el canciller Alejandro Foxley también sostuvo que no correspondía al gobierno emitir opiniones sobre el caso boliviano y reiteró que La Moneda mantendrá una política de amistad e integración en sus relaciones con los países vecinos de la zona.

“No voy a referirme a la decisión boliviana. No vamos a hacer ningún comentario, porque no nos corresponde respecto de decisiones soberanas del pueblo boliviano”, dijo Foxley.

Sin embargo, el martes pasado había sostenido que la medida adoptada por el presidente Evo Morales en relación a la nacionalización de los hidrocarburos era motivo de inquietud.

El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, reaccionó a los primeros dichos de Foxley y sostuvo que no estaba de acuerdo con las declaraciones de su par chileno sobre el proceso de nacionalización de hidrocarburos en la nación altiplánica.

Integración

Foxley volvió a referirse a la determinación de Chile de cooperar para dar pasos concretos para la integración regional a todo nivel.

“Vamos a mantener una relación amigable hacia América del Sur, la vamos a mantener con nuestros países vecinos. Vamos a seguir con nuestra política de amistad hacia la región y de proponer pasos concretos para la integración, a pesar de las dificultades que hoy existen”, manifestó.

Es por eso que, anunció, durante la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad Sudamericana de Naciones, que se llevará a cabo en Santiago en julio, Chile propondrá dos proyectos concretos: uno de integración en la zona central de América del Sur y un proyecto de integración energética.

“Iremos con proyectos muy concretos destinados a destrabar los impasses que hoy día parecen existir, tanto en la comunidad de Naciones como en el Mercado Económico del Sur (Mercosur)”, enfatizó.

Agregó que “nos beneficiaríamos de un acuerdo energético completo entre los países de la región, porque hay países que tienen recursos gasíferos y petrolíferos que no están explotando, porque no hay más inversiones y hay países que tienen déficit energético, que no reciben ofertas de gas y petróleo, porque no hay acuerdo en los precios”.

Además, dijo que “en la medida de que exista ese acuerdo político, todos vamos a ganar, los que producen gas y los que consumen gas, y el resultado final va a ser que se va a potenciar las economías de la región y por tanto, vamos a generar más empleo”.

Y sobre este tema también se consultó al presidente de Bolivia, Evo Morales, durante una entrevista el martes pasado con la cadena estadounidense CNN, donde aprovechó de dejar en claro que existe la posibilidad de un negocio energético con Chile.

“Quisiéramos tocar ese tema con Chile. Somos países vecinos, hermanos y estoy seguro de que resolviendo los problemas históricos (demanda marítima) tocaremos ese tema. Primero tenemos que resolver el mercado interno, después el mercado regional”, declaró
Fuente: Diario Financiero.
Foto: José Manuel de la Maza (Presidencia)