Funcionarios de los Gobiernos de Venezuela, Brasil y Argentina planean reunirse por segunda vez el jueves en Río de Janeiro para analizar la construcción de un ducto de gas natural de 10.000 km que uniría los tres países, señaló a BNamericas Jorge Luis Sánchez, presidente del regulador venezolano de gas natural, Enagas.

Los funcionarios se reunieron en enero en Caracas y se reunirán nuevamente en marzo en el mismo lugar, según Sánchez, quien agregó que la fecha exacta del inicio del proyecto podría anunciarse en la reunión de marzo.

La inversión en el proyecto podría oscilar entre los US7.000 millones y US5.000 millones y la construcción demorará entre cinco y siete años, según información publicada anteriormente por BNamericas.

Sánchez acogió la noticia de que Brasil quiere acelerar los planes de construcción del gasoducto, pero advirtió que el ambicioso proyecto aún está en sus etapas iniciales.

Además, señaló que es bienvenido cualquier mecanismo que permita acelerar y reducir el tiempo de construcción del ducto.

Con éste, Brasil podría satisfacer la creciente demanda de gas y depender menos de las importaciones bolivianas, que actualmente dan cuenta de cerca del 60% del consumo diario total.

«Desde el punto de vista de la infraestructura regional, es el proyecto más importante para Sudamérica en 10 años», cita la agencia de noticias EFE al ministro de Minas y Energía de Brasil, Silas Rondeau.

La decisión final sobre el inicio de la construcción del gasoducto depende de los presidentes de los tres países, según Sánchez.

El aumento del uso de gas natural es una de las piedras angulares de la política energética del presidente Hugo Chávez. Venezuela tiene unos 150 billones de pies cúbicos de reservas probadas de gas natural, según Enagas.
Fuente: BNamericas.