Las necesidades que tiene Chile de aumentar su capacidad de generación eléctrica y de diversificar la matriz energética despertaron el interés de inversionistas españoles. El grupo industrial M Torres decidió evaluar el potencial de Chile en energía eólica.

La firma extranjera constituyó la filial M Torres Chile y para su llegada al país contrató la asesoría del abogado Alberto Naudon, quien está trabajando en conjunto con el estudio Pfeffer y Asociados.

La compañía, que se creó en 1975 en Pamplona (Navarra), tiene cuatro líneas de negocios: industria aeronáutica, del papel, energía eólica e ingeniería.

M Torres pretende comenzar en marzo los estudios de factibilidad de un parque eólico. Naudon explica que se instalarán torres de medición en diferentes lugares del país para evaluar las condiciones y régimen de los vientos. Y a más tardar dentro de un año o un año y medio deberían concluir los análisis y «estar en condiciones de precisar los lugares más convenientes para un proyecto de esa naturaleza», dice el abogado.

M Torres dio el primer paso para arribar a Chile en enero de 2005, cuando el fundador y presidente de la compañía, Manuel Torres, visitó el país junto al gerente de desarrollos energéticos del grupo, Fermín Cerezo.

En Chile los españoles se reunieron con el ministro de Economía, Jorge Rodríguez; con el titular de Minería, Alfonso Dulanto; con representantes de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y con empresas del mundo privado, entre ellas Colbún, Saesa y CGE. «Se estuvieron explorando alternativas que permitieran entrar en combinación con otras empresas generadoras», dice el abogado. También tomaron contacto con la banca chilena para explorar posibilidades de financiamiento.

Según Naudon, volvieron varias veces, y también se reunieron con el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Oscar Landerretche, y el secretario ejecutivo de la CNE, Luis Sánchez Castellón. «Reco-rrieron todo el país, viendo cuáles eran los mejores lugares, las condiciones del viento y estudiando la legislación», señaló Naudon. Agregó que «el gobierno fue muy receptivo a la posibilidad de generación eólica, aunque también muy claro en que no va a haber ningún tipo de subsidio».

Tras oficializar la filial en Chile, el siguiente paso de M Torres fue trasladar al país a Fermín Cerezo, quien llegó a vivir a Santiago a comienzos de enero.
Fuente: La Tercera.