Las licitaciones de suministro que lanzarán en mayo próximo las principales distribuidoras del Sistema Interconectado Central (SIC), por un paquete de al menos 6.000 GWh, torta que equivale a contratos por un total de US50 millones al año (US.500 millones en 10 años), está despertando no sólo el interés de los actuales operadores -Endesa Chile, AES Gener y Colbún, quienes poseen 91,4% de la generación real por empresa-, sino que también de potenciales nuevos actores, como es el caso de la brasileña Petrobras, y de paso, de eléctricas que ya operan en la zona central, pero que podrían incrementar su actual participación, como es el caso de Pacific Hydro, SN Power y la italiana Enel (Ente Nazionale per l»Energia Elettrica).

A estos, se sumarían además, Empresa Eléctrica Pilmaiquén -ligada a los empresarios Bruno Philippi y Andrés Concha-, la que ya posee cuatro proyectos en carpeta por un total de 165 MW y una inversión de al menos US90 millones; la española Acciona, la que ha mostrado su interés en ingresar al mercado de generación, y por último, el fondo de inversiones Southern Cross, quien dio un paso decisivo tras constituir la sociedad Energía Andes Sur Limitada hace un par de semanas.

María Isabel González, ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y actual gerente general de Energética, detalló que “es interesante que estas licitaciones se puedan abrir a nuevos oferentes, y para eso, la CNE tiene que velar porque las bases no sean excluyentes”, agregando que los volúmenes a licitar dan “para la entrada de un actor. Diría que de nuevos actores, pero con seguridad de un nuevo operador”.

En el caso de Pacific Hydro, precisó que esta debería participar en los procesos y reafirmar su apuesta en el mercado local, mientras que para Petrobras se presenta como la “oportunidad” para entrar al sector. “Este periodo de licitaciones serviría para que Pacific Hydro y SN Power afiancen su posición en el SIC, además del ingreso de un nuevo actor, en este caso, Petrobras”, recalcó.

Al mismo tiempo, señaló que la autoridad debió haber promovido la licitación a nivel internacional, con el objeto de captar más interesados. “El ministro -Jorge Rodríguez- creo que estuvo haciendo algo en Estados Unidos. Recuerdo que cuando llegó el gas natural, entre 1994 y 1995, se promovió el sector eléctrico en el extranjero, y había 16 empresas interesadas en entrar al sistema”.

El Negocio

En cuanto al poco atractivo que despertarían las licitaciones tras fracasar el intento de hacer un gran proceso por parte de un par de distribuidoras (entre Chilectra, Chilquinta y Saesa), Francisco Aguirre, socio de Electroconsultores, precisó que al salir todas de manera simultánea se deja la puerta abierta para que un nuevo operador participe en varias de estas y asegure con ello su ingreso. “Incluso desde el punto de vista del financiamiento, hay una suerte de dispersión del riesgo, elemento que también se puede manejar y puede ser favorable, por lo tanto, no veo que sea enormemente inconveniente el que las distribuidoras hayan decidido ir en forma separada”.

En cuanto a la nueva capacidad instalada que podría incorporarse a raíz de los procesos de licitación, González explicó que hay que tener en cuenta que “en potencia a 2006 hay 2.700 MW con contratos, hay otros 300 MW que se renuevan automáticamente; pero hay 500 MW o 600 MW que se debieran licitar ahora, eso aumenta a 2009 a 1.000 MW, y a 2015 esos suman 2.000 MW”.

Por ende, agregó que “si a partir de 2009 ó 2010 se necesitan 1.000 MW adicionales, esa es una oportunidad extraordinaria para el ingreso de un nuevo operador”.
Fuente: Estrategia.