Los datos son claros y contundentes. Todo apunta a que el Sistema Interconectado Central (SIC) no sufrirá mayores contratiempos hasta, por lo menos, febrero de 2006, fecha en la que tanto en Chile como en Argentina, los operadores eléctricos y gasíferos nuevamente le prenderán “velitas” a San Isidro.

Si bien una serie de agoreros vaticinaron un incremento considerable de las restricciones de gas natural argentino a partir de las próximas semanas, impactando obviamente el suministro eléctrico local, hay que tener claros ciertos elementos que echan por tierra dichas predicciones.

Por ejemplo, desde el 20 de septiembre que las centrales de ciclo combinado que operan en el SIC no presentan recortes de suministro. En segundo lugar, las restricciones en la zona central promedian sólo 1,4 millón de m3 día, menos de 20% de las necesidades del sistema, no afectando ni siquiera a los clientes de las distribuidoras de gas natural.

A lo anterior, se suma que los costos marginales del sistema eléctrico se encuentran en niveles pre-crisis del hidrocarburo trasandino, gracias al mayor nivel que presentan los embalses, lo que se ha traducido en que el aporte de las unidades hidroeléctricas no baje de 70%, situación que se extendería hasta fines de febrero, época en la que comienza un nuevo año hidrológico.

En el fondo, el abastecimiento eléctrico de más de 90% de la población del país depende actualmente de las fuentes hídricas, y en mucho menor medida de las centrales a gas. De hecho, durante noviembre, de los 3.173 GWh generados, sólo 14,7% provino de los ciclos combinados, unos 467,7 GWh, mientras que el aporte hidroeléctrico se ubicó en 78%, unos 2.474,9 GWh.

Y en Argentina, la situación no es distinta.

Según datos del Mercado Eléctrico Mayorista trasandino y del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), el hidrocarburo consumido por los ciclos combinados pasó de 1.222 millones de m3 (unos 41 millones de m3 día) en enero de este año, a sólo 683 millones de m3 en octubre pasado (unos 22 millones de m3 día), mientras que la generación hídrica aumentó 52,1% entre enero y noviembre, llegando el mes pasado a 3.732 GWh, en tanto que la producción térmica cayó en igual periodo 26,8%, sumando en noviembre 3.905 GWh.

Al buen tiempo…

Rafael Fernández, director de Gas y Energía de Petrobras, aseguró a Estrategia que los próximos meses estarán marcados por “la gran cantidad de agua y nieve que hay en las cuencas hidrológicas del sur de Chile y del sur de Argentina, lo que hace prever un escenario mejor que el año pasado”.

Es más, al ser consultado si durante los próximos meses se presentarían alzas en los recortes de gas o restricciones significativas en el suministro, sostuvo tajantemente que “no, es altamente improbable que eso ocurra, salvo que haya una falla muy grande en algún gasoducto”, agregando que “las rutas de nieve marcan un gran volumen de agua acumulada como nieve, y que asegura hasta por lo menos febrero (…) hasta febrero no se presentarían recortes significativos de gas”.

Lo anterior es avalado por Raúl Barahona, gerente de la compañía Electricidad Industrial, quien comentó que “no habrá un aumento en los recortes de gas” durante este verano, ya que la situación actual es totalmente distinta a la de los primeros meses de 2005. A su juicio, la menor hidrología de 2003 y 2004 “indujo a un mayor consumo de gas en Argentina para la generación eléctrica durante el verano de este año, llegando en enero a 1.222 millones de m3 de gas, mientras que en septiembre el consumo para generación fue de 682 millones de m3, es decir, 18 millones de m3 diarios de menor consumo”.

Al mismo tiempo, agregó que hay que tener presente que durante el primer trimestre de este año, estuvieron en mantención los pozos de Loma La Lata -Cuenca de Neuquén-, lo que implicó una menor producción de gas del orden de 10 millones de m3 día, situación que no debería repetirse durante los primeros meses de 2006. “El mayor consumo de electricidad no generará aumentos en los recortes de gas durante en verano. Esta situación ya fue probada el 22 de noviembre. Ese día, producto de una ola de calor, a las 20:54 horas se produjo el mayor consumo histórico de electricidad en Argentina, alcanzando a 16.143 MW. Sin embargo, según información de la CNE ese día las generadoras del SIC no tuvieron ningún recorte de gas”.

En concreto, pese al mayor consumo eléctrico registrado en Argentina, no ha habido en la práctica, un alza de las restricciones del hidrocarburo a nuestro país, como muchos presagiaban. Todo esto, gracias a la mejor hidrología que se presenta, al igual que en Chile, en el mercado trasandino, la que se extenderá, al menos, hasta fines de febrero.

¿Siguen los Problemas?

Pero esto no significa que el SIC nunca se verá afectado por recortes de gas después de marzo del próximo año, una vez que los embalses comiencen a descender y se requiera echar a andar las centrales de ciclo combinado. Razón por la que todo estará, nuevamente, en manos de San Isidro.

Si se analiza la tendencia de las restricciones, se observa que pese a que en los últimos cinco meses se han estabilizado a nivel país, en cerca de los 2,5 millones de m3, dicho promedio es mayor al exhibido en igual periodo del año pasado, cuando llegaron a 0,8 millón de m3.

Un analista del sector señaló, en este sentido, que uno de los factores que hay que tener en cuenta, es que “los deshielos deberían mantener en buen estado los embalses, por lo que uno podría pensar que el suministro hídrico estará en buenas condiciones, pero no es tan claro”. Esto, precisó, porque los embalses no pueden “guardar” el agua de los deshielos y la deben ocupar sí o sí por un tema técnico en los meses que vienen, agregando que “en cuanto al gas natural no sería alarmista, pero creo que hay que hacer un análisis más profundo sobre el tema y de lo que puede pasar”.

Añadió que un hecho objetivo y simple es que en Argentina durante los últimos 12 meses no ha habido ninguna inversión en los pozos de gas, sólo anuncios. “Esto, mientras la demanda del hidrocarburo ha crecido. Entonces, estamos con la misma infraestructura de hace 12 meses y con un consumo que ha crecido entre 5% y 6%, en el fondo, y desde ese punto de vista, no estamos mejor que el año pasado”.

En el fondo, actualmente hay elementos que perjudican por un lado y que benefician por otro, sosteniendo que “efectivamente en la actualidad la condición hidroeléctrica es mucho mejor que la del año pasado, tanto en Chile como en Argentina, pero la condición del gas es peor que la de 2004”.

Preparados para…

Sobre este tema, Barahona recalcó que en la actualidad el SIC está mejor preparado para afrontar una alza en las restricciones de gas, debido a que la capacidad instalada alcanza los 8.244 MW, mientras que la demanda máxima bordea los 5.488 MW, “lo cual deja bastante holgura”.

Es más, precisó que “en la actualidad alrededor de 80% de la generación eléctrica es de carácter hidráulico, por lo cual hay disponible generación térmica a carbón o petróleo que no se está siendo utiliza, debido a sus mayores costos. Sin embargo, en caso de comenzar los recortes de gas, las generadoras a carbón podrían reemplazar tranquilamente lo faltante de gas”.

Lo anterior, a juicio del ejecutivo, produciría “un aumento en el costo total de generación, pero en ningún caso habría un problema en la capacidad de respuesta a la energía demandada”.

Pese a esto, hay que tener claro que si el año hidrológico se presenta seco o similar al vivido en 2004, y las restricciones de gas van en línea a las exhibidas en marzo y abril de este año, cuando promediaron 6,95 millones de m3 y 8,54 millones de m3, respectivamente, la situación eléctrica no será holgada.

Coincidiendo en parte con este análisis, Francisco Aguirre, socio de Electroconsultores, detalló que “el problema que tenemos con Argentina, desde 2004, es el mismo y va a ser el mismo hasta que no se pongan en servicio grandes instalaciones de generación que no usen gas”.

Respecto a este tema, precisó que las centrales a carbón que existen en carpeta -entre ellas las de AES Gener, su filial Guacolda, y Colbún- sólo entrarían al sistema en 2009, mientras que los proyectos hídricos que hay corresponden a unidades pequeñas, “que representan como la mitad de la demanda de un año completo (el SIC requiere de al menos 400 MW adicionales cada ejercicio), y son las iniciativas de Pacific Hydro en el Tinguiririca”.

En cuanto a los recortes de gas, detalló que a medidos de febrero desaparecerá, tanto en Chile como en Argentina, la holgura que presenta la hidroelectricidad, razón por la que el consumo de gas subirá de manera considerable. “La mayor cantidad de agua en los ríos la tenemos ahora en diciembre en ambos países, en febrero va quedando lo que resta de nieve, por lo que tenemos que pasar un mes de marzo apretado, y en abril habrá que esperar por las lluvias que vienen”.

Fuente: Estrategia.