Hoy los recortes de gas argentino llegan a los 3 millones de metros cúbicos diarios, cifra que ronda el 14% de la importación total del combustible desde ese país, pero lo peor parece estar por venir.

En efecto, tanto el gobierno como los privados prevén que este verano la situación de suministro desde el país vecino sea igualmente crítica que la sufrida a comienzos de este año, sobre todo porque las condiciones «estructurales» siguen siendo las mismas.

Es por esto que el gobierno chileno ha intensificado las negociaciones con Argentina, y por ello el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Luis Sánchez Castellón, se reunió ayer con su par trasandino, Daniel Cameron, para buscar opciones de paliar lo que será la intensificación de los cortes.

«Es muy probable que 2006 sea un año similar a éste y tengamos restricciones importantes, lo que tiene bastante preocupada a la autoridad y a la industria», comenta el secretario ejecutivo de la Asociación de Distribuidores de Gas Natural (AGN Chile), Carlos Cortés.

La inestabilidad en el suministro ha sido la tónica durante este año, alcanzando una restricción promedio que llega a los 4,5 millones de metros cúbicos diarios y que alcanzaron su peak durante el mes de abril, cuando los cortes llegaron a los 8,5 millones de metros cúbicos, obligando a las distribuidoras a cortar el 100% del parque industrial de la Región Metropolitana, la V Región y la VIII Región.

Es que para Cortés el problema se acentúa con las disposiciones del gobierno argentino de privilegiar -vía decreto- el uso de gas natural para la generación de energía eléctrica durante los meses de verano, al igual como lo hizo a comienzos de este año.

Esto toma especial relevancia si se considera que las previsiones indican que las altas temperaturas lleguen a récord en Buenos Aires durante las próximas semanas, lo que eleva con fuerza el consumo de electricidad, y de paso ajusta el suministro de gas hacia Chile.

De muestra un botón: sólo en noviembre, la demanda eléctrica argentina creció cerca de 10% respecto al mismo mes de 2004, lo que podría ampliarse en diciembre.

Frente a este escenario, la estrategia chilena pasa por analizar las opciones de perfeccionar el sistema de intercambio de recursos energéticos -conocido como swap-, el que incluso podría necesitar cambios regulatorios, por ser tratos directos entre clientes y abastecedores de gas natural, y no entre generadores de distintos países, como había sido en 2005 entre generadoras de Chile y Argentina.

La idea es que, flexiblemente, los generadores liberen uso de gas natural aprovechando la actual bonanza hídrica del país o disponibilidades de otros recursos, y que el gas sea aprovechado por los clientes industriales, que a su vez pagarán los diferenciales de costos.

GNL en enero

«No hay una fecha definida, pero yo creo que claramente no será en diciembre, no le veo cara y creo que va a ser en enero». El ministro de Minería y presidente del directorio de la Enap, Alfonso Dulanto, confirmó que la fecha en que se conocerá el nombre de la o las empresas que se adjudicarán la licitación para la planta de GNL sólo será definida en 2006 y no en diciembre.

Fuente: Emol.