México, Colombia y Centroamérica tienen previsto fijar plazos y tareas para lanzar en el primer semestre del 2006 varios proyectos de integración energética, incluida una refinería regional, durante una cumbre de mandatarios el martes.

El canciller mexicano Luis Ernesto Derbez dijo en rueda de prensa que los ministros de Relaciones Exteriores y de Energía propondrán a los mandatarios de la región que la primera quincena de enero de 2006 comiencen los estudios técnicos, para que en mayo siguiente puedan emitirse las licitaciones respectivas en una nueva cumbre de presidentes.

«El total de inversión oscila entre US.000 millones y US.000 millones, lo cual haría este proyecto, el proyecto más importante en la región después del canal de Panamá», señaló Derbez.

La secretaría mexicana de Energía había calculado originalmente un costo de unos US.000 millones para todo el programa energético.

Los mandatarios revisarán y probablemente aprobarán un programa preparado que incluye la construcción de una refinería regional, una gasificadora, una planta eléctrica, un gasoducto desde México hasta Panamá, y líneas de transmisión de electricidad.

El canciller consideró que los proyectos contribuirán a la generación de empleo y a la lucha contra la pobreza en la región.

El subsecretario mexicano de Hidrocarburos, Héctor Moreira, refirió en la misma rueda de prensa que los proyectos no serán aislados.

«Es la integración de tres mercados: el mercado eléctrico, el mercado petrolífero y el mercado de gas natural», dijo.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Carlos Ramiro Martínez, comentó previamente a la AP que la reunión presidencial «va a ser para dar el arranque» a los estudios técnicos.

Derbez dijo que también se prevé crear una comisión regional de energía que homologue la normatividad de todos los países involucrados en los proyectos.

La comisión también garantizará «que una vez que se tenga la planta o las plantas instaladas no hubiese problema para la distribución y para la venta del producto que éste tendría».

El viceministro guatemalteco comentó que el lunes hubo una reunión técnica para «hacer ajustes de redacción» al acuerdo que firmarán los presidentes y que «en el fondo» ya fue definido el viernes pasado en una reunión ministerial en Medellín, Colombia.

Al encuentro se espera que asistan los presidentes de Costa Rica, Abel Pacheco; de El Salvador, Tony Saca; de Guatemala, Oscar Berger; de Honduras, Ricardo Maduro; de Panamá, Martín Torrijos; de República Dominicana, Leonel Fernández, y de México, Vicente Fox.

Los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe, y de Nicaragua, Enrique Bolaños, no participarán en la reunión y sus lugares serán ocupados por la canciller colombiana Carolina Barco y el vicepresidente nicaragüense José Alfredo Gómez, respectivamente.

El primer ministro de Belice, Said Musa, tampoco estará presente, aunque estará representado por el embajador en México, Salvador Amín Figueroa.

La principal inversión prevista se haría en la construcción de la refinería.

Su costo original estaba calculado en unos US.125 millones, aunque el viceministro de Comercio panameño, Manuel José Paredes, comentó el lunes a la prensa internacional que se elevó a unos US.000 millones.

Para la ubicación de la refinería se ha mencionado a Costa Rica, Guatemala o Panamá.

La refinería está pensada para procesar entre 250.000 y 300.000 barriles diarios de crudo pesado que proveería la empresa estatal Petróleos Mexicanos.

El canciller mexicano dijo que se definirá la creación de una comercializadora que se encargue de la adquisición del crudo y de la venta posterior de los hidrocarburos.

Fuente: El Nuevo Herald/Associated Press.