Atrás quedaron los años en que Copec estaba enfocada a consolidarse en el mercado de la distribución de combustibles. La compañía -filial del Empresas Copec- quiere hacer honor al peso que el grupo Angelini tiene en el país. Por esto, analiza seriamente volver a participar en el sector eléctrico, no sólo a través del 25% que posee en la eléctrica Guacolda, sino mediante de proyectos de generación propios. “Siendo un actor relevante en el país, miramos con interés volver a participar en el sector eléctrico”, adelantó el gerente general de Copec, Jorge Bunster.

El impulso energético con que se proyecta Copec también lo motivó a participar en el proceso de licitación de la planta de gas natural licuado de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP). Su interés es casi estratégico, motivado por la participación de 39,83% que tienen en Metrogas, compañía para la cual el éxito de esta iniciativa es “esencial” para su futuro, debido a la creciente escasez de gas natural argentino, señala Bunster.

Como si fuera poco, devolviendo la mano a los fuertes rumores que en 2003 hablaron de una posible venta de Copec -desmentida en su momento por la compañía- el ejecutivo reveló que estuvieron interesados en adquirir las estaciones de servicios de Shell en Argentina, paquete que además incluía la venta de una refinería.

-Uno de los factores que este año ha marcado el mercado de los combustibles ha sido el alza en el precio del petróleo y de las gasolinas ¿Qué impacto tuvo esto en Copec?

– Para nosotros es bien significativo. Como compañía distribuidora lo que hacemos es comprar combustible, almacenarlo y venderlo, y para eso tenemos un capital de trabajo. Cuando el precio del petróleo es bajo el capital de trabajo que necesitamos es menor y cuando el precio del petróleo es más alto el capital de trabajo que necesitamos es mayor. Producto de todas estas subidas de precios hemos tenido que meter US$ 71 millones más en nuestro capital de trabajo. Ese es el efecto de operar en un escenario de precios altos.

-¿Eso tiene impacto financiero en la compañía?

– Hemos tenido que reinvertir US$ 71 millones, más de lo que invertimos en activos fijos. Este es mayor capital, obviamente tiene un costo financiero.

-Usted ha sido crítico en intervenir en los precios. Sobre esa base ¿Cómo ve las medidas de mitigación creadas por el gobierno?

-Para nosotros no tienen ningún beneficio, porque han sido con cargo a la ENAP o al Fisco. Los precios cumplen una función de señal de asignación de recursos, por lo tanto, es importante que se les deje operar libremente, pero también es cierto que hay situaciones puntuales, que no necesariamente conllevan una señal de escasez de largo plazo. Por eso, me parece que la intervención puntual que hizo el gobierno para evitar el traspaso interno de una situación claramente circunscrita al huracán Katrina fue razonable y políticamente muy comprensible. Lo que me pasa es que ¿dónde está la línea de cuándo es prudente hacerlo y cuándo no? Eso es objetivamente difícil de definir. Entonces, si tengo que elegir una regla, prefiero la regla original de nunca intervenir.

-¿Y la creación del Fepco?

-Del Fepco soy más crítico, porque en lo personal creo que es muy difícil acertar al precio de referencia. El sesgo normal de las autoridades es tratar de poner un precio más bajo, por lo tanto se va a acabar el fondo siempre por estar subsidiando el precio. Ese mecanismo no me convence mucho.

Reingreso al sector eléctrico
-¿Dónde está puesto el foco de desarrollo de Copec?

-Copec es una empresa 100% dedicada a sus clientes, por lo tanto el foco son ellos: los automovilistas, taxistas, autobuseros, las industrias, mineras, pesqueras, forestales. Tenemos una participación de mercado grande, este año vamos a terminar con un 55%. Por lo tanto, nuestro énfasis está más orientado a la calidad de servicio, en inversiones que nos permitan tener mejor suministro.

-¿Cómo lo han hecho para aumentar su participación en un mercado tan competitivo?

-Hay varias razones por las que hemos ido mejorando nuestra participación. Una de ellas es que hemos invertido mucho dinero. Durante los últimos 5 años Chile ha redibujado sus autopistas desde la Serena hasta Puerto Montt, eso significó para nosotros tener que desahuciar muchas estaciones de servicios, al igual que Esso y Shell, pero nosotros jugamos un partido de reactualizar esa red, y en ello hemos invertido una gran cantidad de dinero. Y obviamente, eso nos ha ido generando una preferencia de los consumidores.

-¿Cuánto han invertido en ello?

-Deben ser unos US$ 70 millones en los últimos 4 a 5 años. Ha sido una apuesta al desarrollo de este país porque Copec es una empresa cuyo mercado es Chile, que es un mercado chico, pero que está creciendo muy bien, y los consumidores son cultos, eligen, comparan, y si tratas a los clientes recogiendo eso, se está entendiendo mejor al mercado, lo que creo que es otra clave del éxito.

-Con esta consolidación que tienen en la distribución de combustibles ¿cuáles son los nuevos desafíos que tiene Copec?

-Cuando se llega al tamaño que tenemos en este mercado, el desafío tiene que venir muchas veces por el desarrollo en servicios complementarios en nuestras estaciones de servicio, como es el tema de los Pronto que hemos ido desarrollando y el ir creciendo probablemente en otros sectores del rubro de la energía.

Tenemos una participación en eleléctrica Guacolda. Estamos contentos en el sector porque creemos que se pueden abrir posibilidades interesantes de inversión en el sector eléctrico para Copec. Dentro de esta área pueden desarrollarse iniciativas en base a carbón, por ejemplo, y estamos atentos a esas posibilidades.

-Guacolda construirá una central a carbón, ¿su interés de volver al sector eléctrico va en la línea de apoyar los emprendimientos de la generadora o pretende que Copec realice sus propias iniciativas?

-En estos momentos no tenemos un desarrollo independiente, estamos esencialmente en Guacolda apoyando las iniciativas que se generen ahí, pero esa posición nos permite ver oportunidades que se puedan generar. No hay una decisión en este minuto de acometerlas necesariamente, pero sí son posibilidades que estamos mirando.

-¿Copec volverá a ser un actor relevante del sector eléctrico?

-Yo no lo descarto.

-¿De qué depende?

-Depende de la voluntad del directorio de querer reabrir inversiones en sectores que han vuelto a ser atractivos y que pueden ofrecer oportunidades interesantes de inversión. No es una decisión que dependa del gerente general de Copec, y no depende sólo del directorio de Copec también de Empresas Copec. Pero un grupo importante como el nuestro, que está presente en distintos rubros, no tiene ningún sentido inhibirse de mirar alternativas en la medida que sean interesantes oportunidades de inversión y relevantes para el país. Como grupo tenemos una mirada país, no sólo nos preocupa generar y buscar oportunidades, sino también alternativas que contribuyan al desarrollo de Chile.

-¿Ha propuesto al directorio que Copec vuelva al sector eléctrico?

-Son conversaciones que se están generando espontáneamente, que surgen en análisis de otros temas y que empiezan a perfilar este tipo de ideas.

-¿Cuenta con el apoyo de otros ejecutivos de Copec?

-Hay varios, pero no puedo decir que es una línea definida del grupo, sí son cosas incipientes que veo en el entorno en que me muevo y que pueden generar oportunidades para el grupo a futuro.

-La estrategia de Copec fue desprenderse de los activos que tenía en el sector eléctrico, vendió su participación en Saesa en CGE, y hasta el 2003 querían vender el 25% que poseen en Guacolda, ¿por qué quieren volver al sector eléctrico?

-Los mercados son dinámicos. De repente hay situaciones que parecen poco propicias para permanecer en él, y de pronto, por circunstancias en que cambia el marco reglamentario o una ley aparecen oportunidades que hace tres años no existían. Efectivamente, hoy en el sector eléctrico se han producido ciertos cambios normativos que han hecho que vuelvan a aparecer oportunidades de negocios atractivas, que antes no estaban. Y eso nos hace volver a mirar, siendo un actor relevante en el país miramos con interés volver a participar en el sector eléctrico.

Nosotros estamos participando en la licitación del proyecto de Gas Natural Licuado (GNL), que también forma parte del desarrollo energético de Chile.

Socio de GNL
-¿Qué participación quiere tener Copec en el proyecto de GNL?

-Queremos una participación en el terminal de regasificación. Nuestro interés tiene que ver directamente con nuestra participación en Metrogas. Nos parece que para esa empresa este proyecto es esencial, dado lo incierto y por lo visto, cada vez más escaso suministro desde Argentina, nos parece que tenemos que generar como Metrogas una alternativa al gas natural. La perspectiva de los eléctricos es distinta, para ellos el GNL es una alternativa más, que competirá con el carbón y con otras, pero para las distribuidoras de gas natural este proyecto es esencial.

-¿Están participando con algún socio?

-Estamos interesados en que el proyecto se haga por Metrogas y porque para Chile es fundamental esta iniciativa. Por lo tanto, nuestra participación en el terminal apunta a ser un actor en este proyecto y estamos buscando asociarnos con un operador, que tenga experiencia en terminales de regasifiación de GNL en el mundo.

-Según el cronograma de ENAP la adjudicación debería ser las primeras semanas de diciembre

-No descarto que esta licitación vaya evolucionado a una negociación directa entre los actores que terminen mejor posicionados en este proceso, y que eso derive en que el pool de compradores termine sentándose con uno o dos proveedores de GNL y uno o dos operadores, y que busque a través de una negociación directa generar las condiciones que al pool le satisfaga para viabilizar el proyecto.

-¿Existe una fecha definida para las negociaciones directas?

-En estos momentos estamos en la lista corta. El pool está conversando con todos los participantes. Lo que se dice es que la adjudicación se hará en dos semanas más, puede que eso signifique que se nomine a un candidato para que negocie las condiciones con el pool y que no necesariamente tienen que ser las condiciones que ha mostrado a la fecha.

-¿Considerando esa etapa tan importante no debieran tener listo el socio para evitar incertidumbres?

-Tenemos más de un candidato así es que no estamos tan atrasados.

-¿Qué porcentaje quieren tener en la regasificadora?

-Eso forma parte de las negociaciones. Podemos concurrir con un socio o dos, porque los compradores también han manifestado interés, por lo que es muy posible que esto termine siendo un grupo de varios socios. Todas estas posibilidades se están gestando y es un poco prematuro decir cómo va a terminar eso. Yo espero que termine con Copec adentro.

Compra de Shell en Argentina
-¿La posibilidad de que participen en la refinación está descartada? Esa fue una opción cuando se habló de privatizar ENAP hace tres años atrás….

-Estamos en un momento de cambio de gobierno inminente, en donde el tema de la privatización de ENAP no está sobre la mesa. Está descartado y no sabemos quien liderará el próximo gobierno, por lo tanto, no es un tema que estemos considerando.

-Pero un ingreso a la refinación no tiene que ser necesariamente a través de ENAP

-Nunca he estado muy convencido de que el futuro de Copec pase por tener integración vertical a futuro. Hemos vivido 70 años siendo una compañía que solamente opera a partir de productos refinados. Quien quiera que sea el dueño de las refinerías chilenas va a competir con producto importado. Cuando lo analizamos tiempo atrás, había elementos que hacían interesante tener alguna participación, pero los tiempos evolucionan y hoy, hay elementos que cobran mayor importancia como los temas ambientales, que hacen que uno tenga que considerar en ese tipo de decisiones los costos implícitos que tiene ese tipo de industrias. Las refinerías que abastecen a Chile están aquí, pero potencialmente pueden estar también en Argentina… lo han estado.

-Y hablando de Argentina. Cuando Shell anunció que tenía a la venta sus estaciones de servicio, ¿hubo interés de Copec por adquirir este negocio, que también incluía una refinería?

-Miramos algunos de sus negocios, pero no en Chile, porque consideramos que ya teníamos una participación importante y no nos parecía prudente sumar la participación de Shell. Sí miramos otros países, pero no llegamos mucho más allá porque esos mercados estaban funcionado muy mal. Además Shell abortó su intento de salir al corto andar.

-¿Que participación de Shell era la que les interesaba adquirir?

-Estuvimos mirando todos los mercados….

-¿Argentina, Perú?

-Perú lo descartamos temprano, Argentina no, pero ese no salió a la venta. Además el mercado argentino es complicado.

-Pero le significaba a Copec su internacionalización, que es un tema que a la fecha no se había planteado….

-Para nosotros la internacionalización no es un fin en sí mismo, es una posible expansión de nuestros negocios en la medida que haga sentido, pero cuando hemos analizado los mercados regionales en los que podríamos ingresar o haber ingresado, sistemáticamente concluíamos que los espacios y las oportunidades de negocio no estaban.

-¿Negociaron con Shell?

-Las miramos, pero no entramos a negociar porque Shell abortó el tema temprano.

-¿Cómo definiría la etapa en la que hoy se encuentra Copec, considerando los nuevos negocios a los que está dispuesta a entrar?

-Estamos haciendo nuestro trabajo atentos a los cambios del mer cado, y si se presentan oportunidades que nos atraigan vamos a apostar, como siempre ha sido, no es que sea una etapa. Copec siempre ha sido así, de repente sale de un sector y luego vuelve. Hay que tener paciencia, las oportunidades aparecen y nosotros vamos a estar listos cuando lleguen.

El pasado eléctrico de Copec

A la fecha Copec sólo mantiene una participación de 25% en la eléctrica Guacolda. Pero su pasado fue mucho más potente en el sector. La compañía inició su incursión en el mercado eléctrico en 1980, al comprar a Endesa las distribuidoras eléctricas Saesa y Frontel en el sur del país. Entre 1991 y 1992 Copec pasó a tener participación en CGE. En 1996, ingresó al sector de la generación, adquiriendo cerca de 10% de la propiedad de Gener, en ese entonces Chilgener. Un año después, aumentó su participación a 16,99%. Luego, en 1999 compró a través de Saesa, la distribuidora Edelaysén en la XI Región.

En 2000 y coincidente con la crisis que comenzó a enfrentar el sector eléctrico tras la sequía de 1999, Copec decidió consolidar su posición en los sectores donde contaba con ventajas sustentables en el largo plazo. Fue así como entre diciembre de ese año y marzo de 2001, vendió la mayoría de sus activos eléctricos, incluyendo su participación del 20% en Gener, de 7,8% en CGE y de 93,7% y 13,7% que tenía en Saesa y Frontel, respectivamente.

Solo le quedó una participación en Guacolda -compañía en la que comparte la propiedad con el Grupo Von Appen (25%) y AES Gener (50%)- del que también estuvo interesado en desprenderse, pero sin éxito.

El regreso

Pero durante los últimos dos años, el sector eléctrico ha dado un vuelco. Las Leyes Cortas I y II crearon un marco regulatorio que ha hecho más atractivo volver a invertir en generación, señal que ha sido captada por el mercado.

Y es que no sólo Copec tiene planes de volver a convertirse en un actor relevante. El Grupo CGE también decidió ampliar su giro enfocado principalmente a la distribución eléctrica, para ingresar al negocio de la generación en donde planea construir una central hidroeléctrica de 132 MW en la VIII Región.

El Grupo Matte reordenó sus negocios eléctricos y pasó a controlar la segunda generadora del SIC: Colbún. compañía que por primera vez, a partir del 1 de diciembre, será comandada en la gerencia general por Bernardo Larraín Matte.

Fuente: El Diario.