Los chilenos se la toman en serio y emprenden una ofensiva diplomática-comercial hacia Bolivia para revivir el anillo energético.

Este domingo, en Santa Cruz, Chile intentará dar un nuevo impulso al alicaído proyecto de anillo energético que contempla una red de gasoductos que abastecería de gas peruano a seis países de América Latina.

Según publicó ayer el diario El Mercurio de Chile, las máximas autoridades del sector de ese país -el ministro de Economía, Jorge Rodríguez, y el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Luis Sánchez Castellón- viajarán a Bolivia este domingo 20 en una visita que se extenderá hasta el 22 de noviembre.

El encuentro se realizará con motivo de la 40ª reunión de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), donde no sólo asistirán representantes de los máximos organismos chilenos, sino también de otros países de la región.

Ahí la delegación chilena se reunirá informalmente con el ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Jaime Dunn, y esperan poder extender este tipo de reuniones con representantes del Ejecutivo peruano.

La idea de los chilenos es acercar posiciones para reactivar el diálogo del proyecto de anillo energético que se vio interrumpido por la negativa de Perú, que no quiso asistir a la última reunión -programada para el 8 y 9 de noviembre- que definiría el marco jurídico para el acuerdo.

“Las cosas no están tan quietas como parecen”, explicó ayer una fuente de Gobierno, y que agrega que el Ejecutivo está “confiado” en que el proyecto energético va a llevarse adelante, aunque las fechas no pueden ser definidas aún.

Desde el gobierno chileno quieren transmitir optimismo. La idea del anillo energético, aseguran, es real y a pesar que los tiempos no son inmediatos, se destaca que a largo plazo están dadas todas las condiciones para que los seis países participantes (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Perú y Chile), e incluso Bolivia como invitado, puedan sacar adelante la iniciativa.

Por lo pronto y para intentar mejorar los problemas de desabastecimiento energético y diversificación de la matriz chilena, tienen sus ojos puestos en el proyecto de Gas Natural Licuado (GNL) que será adjudicado por la Enap antes de fin de año.

Según el Gobierno, las ofertas están sobre la mesa y la decisión no debiera aplazarse.

Está listo el equipo nacional

El gobierno de Bolivia, a través del Ministerio de Hidrocarburos, confirmó ayer la realización de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), misma que se realizará a partir del próximo domingo 20 de noviembre en Santa Cruz.

Durante toda la tarde del jueves el equipo ministerial encabezado por el ministro de Hidrocarburos, Jaime Dunn, se reunió en La Paz para afinar los detalles de la reunión del domingo en la que además estarán presentes por Bolivia, el viceministro de Electricidad y los principales ejecutivos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Según el departamento de prensa del Ministerio de Hidrocarburos, hasta las 19.00 del jueves continuaba la reunión de coordinación y lo más probable es que en el transcurso de las próximas horas se dé a conocer la agenda del evento; un equipo de avanzada llega hoy para coordinar el evento.

Datos del Proyecto

Proyección. Según los primeros sondeos entre los países participantes, el proyecto del anillo energético debiera estar operando a principios del año 2008. En el caso de Chile, el plazo para la adjudicación del GNL dependerá de la negociación con las empresas oferentes.

Reuniones: Uno de los primeros encuentros para comenzar a viabilizar el objetivo del anillo energético, se realizó hace más de tres meses precisamente en Lima, Perú, donde los ministros de Hidrocarburos de la región incluso hasta visitaron Camisea, un campo de donde se exporta millones de metros cúbicos de gas.

Países: Los interesados en el proyecto son: Brasil, Argentina, Perú, Chile, Paraguay y Uruguay. En el caso de Bolivia, hasta el momento sólo existe la intención de confirmarlo como invitado; después se verá la forma de una integración real, pero será tarea de la próxima gestión de gobierno.

Fuente: El Nuevo Día.