México firmó la declaración de Pekín sobre «Energía renovable para el desarrollo sustentable», en la que se advierte sobre el riesgo económico por depender de la energía importada, debido a la volatilidad del mercado energético mundial. El documento que se derivó de la Conferencia Internacional de Energías Renovables Pekín 2005 Renewables 2005, efectuada ayer y hoy y en la que participó México, destaca los beneficios en el uso de fuentes renovables de energía para mejorar el acceso a los servicios energéticos. De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Energía (Sener), la declaratoria se refiere también a las oportunidades de empleo y acciones para mejorar la calidad del aire y de la salud. De igual forma, destaca los beneficios de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero, el reforzamiento de la seguridad energética y la erradicación de la pobreza, como se planteó en las Metas del Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas. Asegura que se pueden desarrollar fuentes de energía, como la hidroeléctrica, de viento, solar, geotérmica y la biomasa, incluyendo los biocombustibles líquidos, lo que permitirá a los países crear portafolios diversificados de energía que son menos vulnerables a las fluctuaciones de los precios de los hidrocarburos. La dependencia mexicana refiere que los países firmantes de la Declaración acordaron realizar acciones para acelerar la toma del mercado de las tecnologías de energías renovables y aumentar la inversión en investigación y desarrollo, a fin de incrementar la eficiencia y reducir los costos. También se comprometieron a reforzar el apoyo a la comercialización y transferencia de tecnologías a través de la cooperación entre los hemisferios norte y sur.

Fuente: La Jornada/Notimex.