Los candidatos presidenciales ya tienen lista su hoja de ruta para enfrentar uno de los temas que seguirá siendo prioritario para el próximo gobierno: el energético. Y aunque el abastecimiento eléctrico se ve ajustado para los próximos dos años, Michelle Bachelet, Joaquín Lavín y Sebastián Piñera, estàn tranquilos, al ver que las leyes cortas I y II ya hicieron frente a este tema, entregando incentivos para promover las inversiones en generación que el país requiere. La meta ahora es procurar su correcta aplicación, coinciden los candidatos.

Aún así, consideran que quedan aspectos regulatorios pendientes. Por esta razón, señalan, el desafío que enfrentará el sector eléctrico durante el próximo gobierno será reformular el área de distribución.

Este fue uno de las temas del negocio eléctrico que quedó fuera de los cambios regulatorios realizados durante el gobierno del presidente Ricardo Lagos. A pesar de que han existido intentos por modificar este mercado, la decisión de la autoridad energética, liderada por el ministro de Economía, Jorge Rodríguez, fue reforzar la transmisión eléctrica y tras la crisis del gas argentino, la generación. Todo ello, con el objetivo de reactivar inversiones -que se mantuvieron paralizadas- para dar mayor seguridad al sistema eléctrico.

La candidata de la Concertación, Michelle Bachelet, y el representante de RN, Sebastián Piñera, coinciden en que la distribución eléctrica requiere un cambio profundo. Con el objetivo de otorgar mayor competencia al sector, el planteamiento de ambos presidenciables es la incorporación de la figura del comercializador eléctrico, organismo encargado de intermediar en la compra y venta de energía entre generadores y distribuidores. En tanto, el candidato de la UDI, Joaquín Lavín, plantea que se debe someter a una audiencia pública la fijación de la tarifas de distribución.

Sebastián Piñera

El candidato de Renovación Nacional, Sebastián Piñera, señala que “el modelo de desarrollo de la capacidad de generación eléctrica ha demostrado ser erróneo y cortoplacista”, por lo que es imperioso generar una política energética de largo plazo que incluya “investigación e incentivos económicos con relación a las fuentes de energía renovables. Asimismo, dado el alto impacto de las mega centrales hidroeléctricas, debe invertirse en un plan de hidroeléctricas de pasada, de forma de coordinar su funcionamiento para abastecer las necesidades energéticas”.

Agregó, que se debe propender a la integración nacional e internacional de diferentes fuentes de energía y mercados consumidores.

En cuanto a la seguridad de suministro sostiene que la modificación a la ley eléctrica fue un paso para enfrentar los problemas de abastecimiento, pero se deben seguir entregando incentivos. Por ello, propone “suprimir la reserva del Estado en la exploración y extracción de hidrocarburos sólidos y gaseosos, y yacimientos existentes en las aguas marítimas sometidas a la jurisdicción nacional”.

Si bien cree que los principales cambios regulatorios ya se hicieron, plantea que “para evitar la sub o sobreinversión en el sistema eléctrico se propone reemplazar la tasa de descuento fija del 10% por una tasa de actualización que considere la tasa libre de riesgo más un premio por riesgo”.

Señaló que las restricciones de gas natural desde Argentina evidenciaron la vulnerabilidad del sistema de precios para adaptarse a los cambios. “Ante el evento de enfrentar un decreto de racionamiento, parte de los clientes regulados que no estaría dispuesta a disminuir su consumo tendrá que restringirlo y recibir una compensación que no alcanza a cubrir el costo por la pérdida de excedente al dejar de consumir lo que realmente necesita”. Por esto, “propone la introducción de la figura del comercializador eléctrico, que intermedie entre las preferencias de los individuos y la disponibilidad del recurso energético”.

En cuanto al anillo energético, advierte que “faltan antecedentes para saber si se trata de una opción seria o más bien de pura fanfarria política”.

Su visión de la incorporación del Gas Natural Licuado (GNL) a la matriz energética, es que si bien “es una opción técnicamente razonable, es cara, por lo que su implementación se debiera evaluar considerando el mayor costo que implica con el beneficio de la seguridad en el suministro”.

Michelle Bachelet

La candidata de la Concertación, Michelle Bachelet, sostiene que el “objetivo central será asegurar un abastecimiento energético apropiado y oportuno, sustentable, y eficiente desde el punto de vista económico”. Plantea que se debe “utilizar a plenitud los recursos que el país posee y diversificar la matriz energética, mediante el desarrollo de fuentes de energía renovables”.

En cuanto a la seguridad de suministro, sostiene que las leyes corta I y II dieron “señales de precios correctos, los procesos de inversión están en marcha”, por lo que se debe velar por su correcta implementación. Uno de los temas pendientes es “diseñar y aplicar un plan de seguridad energética de largo plazo y profundizar los programas de eficiencia energética”.

En temas de regulación advierte que “un ámbito que estamos analizando es el rol del CDEC, para establecer de mejor forma cómo se enfrentan situaciones de emergencia, no sólo de costos, sino además del bien común”. Agrega que “es necesario estudiar una política nacional de hidrocarburos, que permita el desarrollo de los distintos tipos de combustibles, con regulaciones adecuadas dependiendo de si existe competencia o no en cada sector”.

Uno de los cambios profundos que plantea es en la distribución eléctrica: “debemos introducir mayor competencia en el mercado final, para lo que es necesario incorporar la figura de los comercializadores”. Su justificación es que hoy comercializan electricidad quienes generan, por lo que es poco probable que exista un alto nivel de competencia en el segmento del cliente final”.

En política de integración energética, dijo que “continuaremos de acuerdo a nuestros principios de integración y apertura con nuestros vecinos, en aquello que sea viable y razonable”. Agregó que en la lógica de hacer acuerdos eficientes “exploraremos la conveniencia de sumar organismos que pueden contribuir a la provisión de garantías o financiamiento de los proyectos –tales como el BID y el Banco Mundial– o proveer apoyo técnico y político a la iniciativa”.

A su juicio, la planta de regasificación de GNL asegurará la continuidad del abastecimiento de gas natural industrial y domiciliario. “El gas natural llegó para quedarse, pero permitiendo la diversificación de las fuentes de suministro. Para estos fines, ENAP ha demostrado eficiencia y capacidad, y es reconocida por los bajos niveles de riesgo que representa en el mercado”.

Joaquín Lavín

El candidato de la UDI, Joaquín Lavín, plantea que sus preocupaciones están en “la crisis de suministro de gas desde Argentina y su impacto en la distribución de este energético y en el sector eléctrico; la discusión sobre los grados deseables de dependencia de un recurso cuando proviene de otro país; la compatibilización del tema ambiental con el desarrollo de proyectos hidroeléctricos y termoeléctricos”.

En cuanto a la seguridad de suministro, sostiene que las leyes cortas I y II resolvieron parte de los problemas que afectaban a futuras inversiones. Queda pendiente, dijo, “un manejo cuidadoso de la operación del sistema por parte del CDEC y perfeccionar las señales regulatorias para aumentar más la inversión en los próximos años”.

Como temas regulatorios pendientes, plantea que se debe “analizar jurídicamente la preponderancia de la Ley Eléctrica respecto de la Ley Indígena en materia de servidumbres de inundación y de canales y acueductos; eliminar la amenaza al desarrollo hidroeléctrico que significa la aplicación de patentes a los derechos de agua”. En materia de energía, “hay que modificar la ley de geotermia para hacerla más transparente; avanzar en corregir impuestos específicos distorsionados a la gasolina y en establecer normas sobre seguridad de suministro de gas natural traído por gasoductos, entre otros”.

Uno de sus desafíos será “mejorar la regulación del sector distribución, por ejemplo, modificar la Ley para someter al Panel de Expertos las discrepancias entre los estudios de costos de distribución de las empresas y de la CNE, en el proceso de fijación de tarifas de distribución. Esos resultados debieran someterse también a una Audiencia Pública”.

Respecto del proyecto de Anillo Energético sostuvo que “para que se concrete, se necesita mucho trabajo. El factor político es muy importante y lamentablemente, no hemos tenido buenas relaciones con nuestros vecinos. Trataremos de llevar a cabo el proyecto de Anillo Energético asegurando de la mejor manera su viabilidad técnica, económica y política”.

Para Lavín la decisión de desarrollar el terminal de regasificación “debe tomarse considerando cuáles son sus costos en relación con las alternativas”. Ello, porque “los precios del GNL han venido evolucionando muy ligados al precio del petróleo, motivo por el cual, será necesario ver la viabilidad de obtener contratos de largo plazo a precios más estables”.

Fuente: El Diario.