Delegaciones de Costa Rica y Panamá sostuvieron una reunión en la comunidad de Sixaola, durante la cual se estableció que inicialmente los costarricenses suministrarán 2 megavatios, con la posibilidad de que en el futuro sea incrementada.

Las dos partes se comprometieron a realizar un estudio de simulación tomando en cuenta los niveles de calidad del servicio establecidos en ambos países, que permita incrementar el suministro de energía.

El gobierno panameño por su parte, aportará 809 mil 150 balboas e instalará la línea de transmisión y distribución hasta el punto de interconexión que el ICE designe en Costa Rica. Se estima que la línea de distribución estará finalizada a mediados de noviembre; mientras que la subestación de BOFCO en Changuinola estará lista en diciembre.

Este proyecto permitirá la transmisión y compra directa de electricidad hacia Changuinola, lo cual mejorará este servicio que utilizan más de 71 mil personas. La línea de interconexión tendrá una extensión de 16 kilómetros, entre en Changuinola y Guabito (y que ya registra un avance del 80 por ciento) y en Costa Rica un tramo de 500 metros, y se espera que para inicio de 2006 empiece a funcionar.

Actualmente en ese sector del país el servicio de energía eléctrica es irregular y la empresa encargada de ofrecerlo, la BOFCO, enfrenta problemas para satisfacer la demanda ante el crecimiento de la población y las actividades comerciales.

El proyecto será ejecutado por al empresa Grupo CCC, S.A., y permitirá la expansión de actividades comerciales, actualmente limitadas por la falta de un servicio de electricidad constante. Igualmente, suministrará energía eléctrica a la potabilizadora de Changuinola (a finales de noviembre), que producirá más de 12 millones de galones de agua diarios.