El Presidente Néstor Kirchner anunció hoy la construcción de dos nuevas centrales generadoras de electricidad que aportarán unos 1.600 megavatios, el 10% de la máxima demanda nacional, con una inversión de US00 millones, la mayor en el sector desde 2001.

«Tenemos una profunda satisfacción en poner en marcha la inversión más importante de los últimos años en el sector energético», dijo Kirchner en su primera aparición pública tras las elecciones del domingo, ante un centenar de empresarios que colmaron las instalaciones del Salón Sur de la Casa de Gobierno.

Argentina «tiene que tener una clara visión keynesiana y heterodoxa (de la economía) para profundizar el crecimiento y poder dar una respuesta que todos los argentinos necesitamos y queremos, que es resolver definitivamente el problema del crecimiento del empleo, la inclusión social y la equidad», remarcó el mandatario.
«Esperamos estar licitando esta obra en febrero y en septiembre de 2007 estar inaugurando los primeros 1.070 megavatios, para un año más tarde sumar los otros 530 megavatios y así tener el horizonte absolutamente claro, con una visión estratégica, que es lo fundamental para consolidar el crecimiento argentino», subrayó.

Kirchner pronunció esas palabras en compañía del ministro de Planificación, Julio de Vido; su par de Interior, Aníbal Fernández; y el secretario de Energía, Daniel Cameron, quien explicó los alcances técnicos de la obra.

El secretario de Energía explicó que a partir de hoy las empresas que suscribieron el acuerdo se comprometen a construir dos «sociedades generadoras» que llevarán adelante la construcción y operación de las centrales de ciclo combinado, con un aporte propio de US00 millones, al que se sumará otro tanto del Estado.
Las dos centrales -de 800 MW cada una- se ubicarán en sendas zonas estratégicas de crecimiento fabril: Rosario y Campana.

Además, la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (Cammesa) suscribirá un contrato de abastecimiento por 10 años.

Kirchner destacó que «Argentina necesita invertir fuertemente en infraestructura», debido a que «necesita acompañar este proceso de crecimiento con muchísima inversión».

El primer mandatario subrayó que estas obras de infraestructura vienen a apoyar el crecimiento del 8% interanual que viene registrando la industria, o del 7% que registró la construcción, según informó hoy el INDEC.

La escasez energética por la mayor demanda, que hasta ahora afectó a algunos grandes empresas que necesitan gas y que tenían contratos interrumpibles, podría trasladarse al sector eléctrico si no se hacen inversiones, advierten desde el sector privado.

Desde el lado de los empresarios, Eduardo Dutrei, titular del grupo estadounidense AES en la Argentina, destacó que esta «es la más significativa inversión desde el 2001».

También recordó que a partir de la crisis de ese año, todas las empresas entraron en cesación de pagos, se congelaron las tarifas y no hubo inversiones, pero estas no fueron necesarias para ampliar el parque energético hasta 2003, cuando la economía comenzó a crecer a una tasa del 9% anual y demandar mayor energía.

Ahora «las empresas y el Gobierno demuestran que pueden trabajar juntas en el mayor proyecto de inversión desde la crisis».

Dutrei destacó que «no sólo los empresarios se comprometieron a la inversión, sino también a la supervisión de la obra», mientras que el Gobierno «se compromete a la actualización de los precios, lo que alentará nuevas inversiones».

Estas dos centrales de ciclo combinado gas-electricidad vienen a suplir la energía que demanda la industria ante la imposibilidad de poder terminar Atucha II y la ampliación de Yacyretá para antes del 2007.

El Gobierno decidió tomar los recursos que les adeuda a los productores de electricidad para financiar su parte en la instalación de estas dos centrales térmicas, algo que en un comienzo era rechazado por las compañías al considerarlo «compulsivo».

Pero luego de varios meses de negociaciones, los empresarios se fueron convenciendo de que esa sería la mejor manera de cobrar esas acreencias, en un contexto de negociaciones con el Estado.

Fuente: TerrotorioDigital.com.