(Brasil) Por segunda vez este año, el rudo alcalde de la mayor ciudad de Brasil ha intensificado una larga disputa con la unidad local de AES Corp., Eletropaulo, que podría dañar las ganancias de la eléctrica estadounidense.

El último enfrentamiento se produjo esta semana después de la firma de una ley por parte de José Serra, un ex candidato presidencial que asumió como alcalde de Sao Paulo en enero.

La normativa permitiría al gobierno de la ciudad cobrar arriendo a las empresas que usan espacios públicos como veredas para instalar infraestructura como casetas telefónicas y postes de electricidad.

La ley, que entrará en vigencia en diciembre, es el último intento de la administración de Serra por conseguir ingresos extra para pagar la monumental carga de deuda de la ciudad.

Pero los esfuerzos del alcalde lo han puesto en curso de colisión con AES Eletropaulo, la principal unidad brasileña de AES y el mayor distribuidor de electricidad de Latinoamérica.

Cuando Serra firmó la ley, AES Electropaulo dijo que estaría obligado bajo su contrato de concesión a cobrar los costos extra a los consumidores. El alcalde respondió acusando a la empresa de chantaje.

«El precio de una cuenta de electricidad o teléfono no está a merced del propietario de la empresa. Si ellos transfieren los costos, vamos a tomar medidas,» dijo Serra el jueves a periodistas, sin especificar qué significa eso.

«Estamos dispuestos a escucharlos, porque es legítimo que alguien se queje cuando se planea poner un impuesto sobre las ganancias. Pero no voy a aceptar un chantaje,» agregó.

La disputa podría tener importantes consecuencias para AES. La empresa con sede en Estados Unidos ha invertido casi 2.000 millones de reales (881 millones de dólares) en Eletropaulo desde que fue privatizada en 1998 y planea invertir otros 428 millones de reales este año.

El gobierno de la ciudad de Sao Paulo es el mayor cliente de Electropaulo pero también su mayor deudor, con más de 532,5 millones de reales en facturas de electricidad impagas que datan de 1996.

También representa cerca del 2,5 por ciento de los ingresos mensuales de Electropaulo, lo que significa que el flujo de caja de la empresa sufre cuando la ciudad no cumple con los pagos, lo que no es poco común.

Eletropaulo y funcionarios de la ciudad negociaron un plan de pagos a comienzos de este año, después que la empresa cortara la luz en 85 edificios municipales para forzar al gobierno a pagar la deuda.

Pero la administración de Serra no cumplió con otro pago el 31 de agosto, lo que llevó a Electropaulo a llevar a la ciudad a los tribunales este mes.

Pero desesperados por relajar una potencial crisis, que podría provocar mayores demoras en los pagos, ejecutivos de Electropaulo dijeron que fue exagerada la reacción de la alcaldía a su respuesta a la nueva ley.

«La alcaldía pensó que estábamos tratando de jugar a la política, pero obviamente ese no es el caso,» dijo el viernes a Reuters Ricardo Lima, vicepresidente de ventas de Eletropaulo.

«Si persiste sobre el (impuesto) adicional, no podemos tomar ninguna otra decisión,» agregó. «Tendrá que ir a los consumidores. Esa es la regla: «(1 dlr=2,27 reales)

Fuente: Reuters.