(Chile) Las centrales eléctricas deberán enfrentar una merma de suministro de gas natural en los próximos años que puede ser peor que la registrada durante este año. Estimaciones que maneja la Comisión Nacional de Energía (CNE) dan cuenta de que no habrá gas para algunas generadoras y que, además, en varios casos este insumo no estará disponible todo el año.

Según el informe preliminar de precios de nudo de la CNE -documento que es utilizado para definir las tarifas que pagan los hogares-, cerca del 50% del gas natural que requieren las centrales para operar no estará disponible el 2006, porcentaje que baja al 45% a partir del año 2007. Las restricciones también continuarán en el resto de esta década.
Esto debido a los problemas de producción que enfrenta Argentina, país que no tiene suficiente gas para cubrir las necesidades del mercado interno y de exportación. Esa nación entrega a Chile el 100% del gas natural que importan las empresas.
Fuentes del gobierno incluso reconocen que así como en 2005 los cortes más serios partieron en enero, la «temporada 2006» de restricciones podría iniciarse en diciembre de este año. Esto producto del alza de consumo que hay en Argentina y también del período de mantenciones de pozos de gas que se realiza en la época estival. No obstante, otras fuentes dicen que hay atenuantes. Entre ellas, la mayor disponibilidad de agua en Argentina para producir electricidad y que las mantenciones no mermarán la capacidad de producción de las cuencas de gas.
Pero más allá de esta situación, la CNE prevé que del 2005 al 2010 es improbable que las centrales Taltal II de Endesa, junto con Nehuenco III y Candelaria de Colbún cuenten con gas natural para operar. Ni siquiera en una semana del año, en todo ese período.
Esta situación no implica que esas centrales, que generan el 6% de la energía del Sistema Interconectado Central (SIC), vayan a dejar de operar. La misma CNE estima que esas plantas funcionarán todo el año, pero con diésel y gas natural licuado (GNL) este último disponible a partir de 2009. Tales combustibles son más caros. De ahí que la falta de gas argentino seguirá presionando al alza los precios de la energía en Chile.
Fuentes ligadas a las generadoras afirman que la evaluación que está realizando el gobierno es bastante realista, porque hasta ahora no hay datos que indiquen que Argentina mantendrá su condición de exportador de gas en los próximos años. También están conscientes que este escenario termina con el período de bajos precios de los últimos años.
Para el gerente general de la Asociación de Gas Natural -que reúne a las distribuidoras Metrogas, Gas Valpo, Energas, Gas Sur y Gasco Magallanes-, Carlos Cortés, el abastecimiento para Chile desde Argentina seguirá bastante complicado, considerando que su mercado interno continúa creciendo a tasas superiores al 5%. «Todo hace pensar que Chile seguirá siendo la válvula de ajuste en los próximos años y que los niveles de restricciones se deberían incrementar».

Preocupación en las industrias

Si las expectativas de suministro para las centrales eléctricas son bajas, para las industrias la merma puede ser aún mayor debido a que este sector es el que tiene menos prioridad de suministro. Tal situación la reconoce el líder de la Federación de Industriales de la Región Metropolitana, Héctor Castillo. «Estamos entregados» dice.
Explica que hace un año, cuando partieron los recortes de gas argentino, las industrias de Santiago se enfrentaron a una situación excepcional que se vieron obligados asumir. Hoy explica que los recortes son prácticamente «pan de cada día» y que está formando parte de un elemento cotidiano. Esto más allá que hay días en que están teniendo un suministro normal.
Para enfrentar los recortes, las industrias también han debido reemplazar el combustible, aunque hay un 25% de estas que no tiene respaldo. Varias de ellas son empresas de alimentos que no pueden incorporar a sus procesos productivos combustibles más contaminantes.

Fuente: La Tercera.