(México) Ante la ausencia de una reforma constitucional en materia energética, el gobierno federal prepara una agenda de cambios institucionales, adelantó el subsecretario de Electricidad, José Acevedo Monroy.

El funcionario de la Secretaría de Energía (Sener) consideró que el Estado mexicano no debe cruzarse de brazos ante la posibilidad de finalizar el presente sexenio sin una reforma constitucional en el sector.

«Debemos trabajar en otros elementos, para los cuales es indispensable que concurran los Poderes de la Unión hacia el comienzo del próximo sexenio», señaló Acevedo Montroy.

Durante el IX Congreso de la Asociación de Economistas de América Latina y El Caribe, el funcionario federal aseguró que existen transiciones urgentes que hoy presionan a la economía mexicana, como los altos precios del gas natural y la planeación centralizada de la expansión del sector eléctrico.

En ese contexto, dijo, la administración federal trabaja para avanzar en la transparencia de la operación de las empresas energéticas, en suficiencia, y en controlar sus operaciones dominantes a través del precio y calidad de los servicios que prestan.

Asimismo, la agenda prevé medidas de transparencia y rendición de cuentas, para que los usuarios conozcan la forma en que se calculan las tarifas del fluido eléctrico.

Además, se trabaja en cambios al reglamento de aportaciones y la posibilidad de una política de interconexión para autoabastecedores de energía eléctrica, así como otras iniciativas que se trabajan con el Congreso para fortalecer la autoridad regulatoria de la Sener.

Al referirse al impacto de los precios del gas natural en la generación de electricidad, el subsecretario de la Sener dijo que en la actualidad el 30 por ciento de la energía eléctrica se genera con este combustible.

Hace 10 años, la tecnología que generaba electricidad era la más barata, eficiente y menos contaminante, por lo que se expandió la instalación de plantas de ciclo combinado, recordó.

Dijo que de acuerdo con la ley, en el país se debe generar la energía más barata, pero «hoy sufrimos las consecuencias», porque optamos por la opción más barata, pero no por la menos riesgosa.

Hoy prevalece en el mercado un precio de gas natural cuatro veces más elevado que el de hace una década y México enfrenta la posibilidad de que Estados Unidos corte el suministro de ese energético, que corresponde a una cuarta parte del que requiere el país, advirtió.

En ese sentido, aseveró que el gobierno debe replantear la exposición al riesgo de seguridad en el suministro de combustible para los planes de generación de energía en los próximos años.

«Tenemos que cambiar la política energética actual y no basarla en los costos mínimos, sino en una combinación de costo y riesgo que sea mejor para nuestros próximos 10 años de desarrollo», finalizó.

Fuente: Fuerza Informativa Azteca.