impuestos verdes

La propuesta “verde” de Evópoli para aumentar la recaudación

El objetivo de la iniciativa es elevar gradualmente el impuesto al CO2 a todos los establecimientos industriales productores de emisiones de dióxido de carbono desde fuentes fijas, sin importar la potencia de megavatios que generen, hasta converger a la media de la práctica internacional. Esto se realizaría incrementando US$ 5 anuales por tonelada de CO2, hasta alcanzar un cargo de US$30.