Sede cultural para la comunidad Chipasse Ta-Tatara. Foto: Gentileza Interchile.

US$10 millones se han invertido en relacionamiento comunitario en Cardones-Polpaico

Las obras de la línea de transmisión, que completará la interconexión nacional, recorren 20 comunas y más de 60 comunidades desplegadas en los territorios donde operará el proyecto de la empresa Interchile, por lo que se han realizado iniciativas como una consulta indígena, obras de infraestructura local, capacitaciones y cuidado de la biodiversidad.

El proyecto de la línea de transmisión Cardones-Polpaico que desarrolla Interchile espera entrar en operaciones en marzo próximo, de acuerdo a lo informado por la empresa al Coordinador Eléctrico Nacional, siendo uno de los de mayor envergadura por su extensión (753 kilómetros, entre las regiones de Atacama y Metropolitana), abarcando 20 comunas y más de 60 comunidades locales en el área de influencia del proyecto.

Desde antes del ingreso del proyecto a tramitación ambiental, se ha ejecutado un proceso de relacionamiento con las comunidades que se ha adaptado a las diversas realidades presentes del entorno ambiental y social por donde pasa la línea de transmisión, según explica a ELECTRICIDAD, Mauricio Rebolledo, gerente de Relaciones Institucionales de Interchile.

“Ha sido todo un desafío para nosotros desplegar un sistema de relacionamiento que se haga cargo de articular estas distintas realidades en torno a un eje común y que nos permita como compañía hacer un aporte diferenciador y perdurable”, comenta el ejecutivo.

Inversiones

De acuerdo a Rebolledo, actualmente se han materializado “más de US$10 millones en iniciativas de relacionamiento con comunidades en las cuatro regiones en donde se emplaza el proyecto, lo que incluye inversiones de infraestructura local, desarrollo de capacidades y talleres de fotografía. El plan considera tanto iniciativas comprometidas en la RCA (Resolución de Calificación Ambiental) del proyecto, como otras que hemos implementado de manera voluntaria”.

Una de las medidas destacadas por el ejecutivo es la primera consulta indígena realizada en el marco del convenio 169 OIT, “que nos permitió establecer un acuerdo con la comunidad diaguita Chipasse Ta-Tatara, y en octubre de este año inauguramos una Sede Cultural, en la comuna de Freirina que consideró una inversión cercana a los $300 millones, la que fue construida con pertinencia cultural, atendiendo las necesidades de la comunidad la que facilita la realización de reuniones, talleres y actividades propias de su identidad como comunidad”.

Exposición fotográfica del programa Conocimiento Científico del Guanaco. Foto: Gentileza Interchile.

Exposición fotográfica del programa Conocimiento Científico del Guanaco. Foto: Gentileza Interchile.

Programa

Rebolledo también menciona el programa de protección del guanaco, que considera una serie de iniciativas de educación ambiental y de difusión “con el objetivo de generar conciencia sobre la importancia de la conservación de la biodiversidad local y permitir que la comunidad local conozca los aspectos morfológicos y biológicos del guanaco, especie que cumple un importante rol ecológico en las regiones de Atacama y Coquimbo, además de promover conductas asociadas a la protección de la especie”.

“A la vez, Mauricio Rebolledo destaca que recientemente presentamos en el país el programa de sostenibilidad Conexión Jaguar, que busca contribuir a la mitigación del cambio climático y a la conservación de la biodiversidad, especialmente enfocado en la protección del hábitat de grandes felinos, que desempeñan un papel ecológico fundamental para el equilibrio y funcionamiento apropiado de los ecosistemas, y que en Chile apoyará la protección del Puma y otros felinos andinos”, agrega.

En este marco también se convocó a proyectos ambientales orientados a la reforestación que buscan la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), “y actualmente estamos en proceso de selección y priorización de proyectos para desarrollar durante 2019 y brindarles apoyo técnico y financiero”.

Rebolledo sostiene que este programa, a través de la comercialización de bonos de carbono, “permite a las comunidades obtener ingresos que son reinvertidos en iniciativas de reforestación y cuidado del medioambiente que las hacen autosostenibles económicamente a lo largo del tiempo”.

El encargado de relaciones institucionales de Interchile finalmente reconoce que en las zonas donde más conflicto se ha generado con las comunidades, como en las regiones de Coquimbo y Valparaíso, se han establecido diálogos con distintas agrupaciones y comunidades, “buscando el desarrollo de iniciativas acordadas en conjunto, para el beneficio medioambiental y social en el territorio”.

Según el ejecutivo, “no se ha realizado un proyecto así en los últimos 50 años en Chile y se ha puesto a prueba toda la institucionalidad, y aunque con las comunidades se presenten controversias, hemos estado dispuestos a entregar toda la información de manera transparente y oportuna, manteniendo todos los canales de comunicación abiertos y disponibles, de manera de aclarar expectativas e inquietudes y completar la construcción de la línea”.

Mauricio Rebolledo, gerente de Relaciones Institucionales de Interchile. Foto: Gentileza Interchile.

“Otra iniciativa que se realizó fue la regularización de proveedores Pymes de Vallenar afectados por la quiebra de los contratistas Isolux y EMI, donde si bien legalmente no existían obligaciones, se implementó un proceso de cesión de acreencias, que permitió el rescate de más de 200 pequeñas y medianas empresas afectadas por impagos de sus contratistas principales, en un proceso que terminó y que actualmente está en la etapa de cobranza judicial de estas deudas, con los buenos oficios del Ministerio de Energía y la información aportada por las propias empresas”, concluye Rebolledo.