Vista exterior de la central Itata. Foto: Daniela Maldonado-Revista ELECTRICIDAD.
Vista exterior de la central Itata. Foto: Daniela Maldonado-Revista ELECTRICIDAD.

Se inauguró la primera central de pasada sobre el río Itata

A 15 kilómetros al poniente de la ciudad de Yungay, en medio de terrenos forestales, se emplaza la mini central Itata perteneciente a Eléctrica Puntilla, empresa de la Asociación de Canalistas Sociedad del Canal de Maipo.

A principios de 2014 comenzó la construcción de la mini hidro Itata, inaugurada recientemente en la ciudad de Yungay, en la Región del Biobío. Las obras requirieron 711 mil horas hombre de mano de obra directa, además se excavaron 122.000 m3 en tierra y roca, se instalaron 30.000 m3 de hormigón y se utilizaron 106 toneladas de acero estructural.

Su capacidad instalada es de 20 MW permitiendo una generación media anual de 72 GWh. La energía se inyecta al Sistema Interconectado Central mediante una línea trifásica de 66 kV de 12 km de longitud.

La mini hidro –que tuvo una inversión de US$50 millones− capta las aguas del río Itata a 150 metros aguas arriba del Salto, las conduce por un canal de aducción de 400 m hasta la cámara de carga, a 18 m de profundidad y desde ahí se distribuye a los turbogeneradores instalados a 60 m profundidad. Esta característica hace que la operación sea casi imperceptible desde el exterior.

Para operar a su completa capacidad, la central requiere de un caudal máximo de 45 m3 por segundo, lo que equivale al 35% de los derechos de agua que tiene la empresa. La utilización del agua se subordinará a la existencia de un caudal ecológico de 4,27 m3/s para no perturbar la vida acuática en el tramo del río, entre la bocatoma y la devolución, aseguró Alejandro Gómez, gerente general de Eléctrica Puntilla. Un aspecto destacado es que con el fin de no alterar la condición del Salto como destino turístico, la central no operará durante el día en los meses de verano.

Declaraciones
En la ceremonia de inauguración, el presidente del directorio de Eléctrica Puntilla, Pablo Pérez Cruz, manifestó su preocupación por atentados y actos de vandalismo a centrales eléctricas. “Si no erradicamos estas prácticas se afectará la seguridad y por ende la inversión y el desarrollo futuro del país”. En la oportunidad, el ministro de Energía, Máximo Pacheco, respondió que en un contexto de transformación social, la seguridad es parte del desafío tanto para el sector público como privado, agregando que hoy están operando y en construcción 107 mini hidros por lo que tiene la seguridad de cumplir el plan de 100 nuevas centrales en el Gobierno de la Presidenta Bachelet al llegar a 155 (se contaba con 55 en marzo de 2014).