Revista Electricidad Nº229

abril de 2019

Potencial de ahorro energético en la agroindustria alcanzaría hasta 50%

Ante esta realidad, las empresas del sector impulsan distintas iniciativas de eficiencia energética para avanzar en menores consumos, donde el uso de las energías renovables y de la cogeneración es crucial para lograr este objetivo.

Medición termoeléctrica para diagnóstico de fallas. Foto: Gentileza GIZ en Chile.

El sector de la agroindustria cuenta con un potencial de ahorro energético de hasta un 50%, de acuerdo a las estimaciones realizadas en un estudio de 2015, ejecutado por la Cámara Chileno Alemana de Comercio (Camchal) y la Agencia de Sostenibilidad Energética, que sistematizó las auditorías y diagnósticos energéticos de empresas del sector agroalimentario cofinanciados con fondos públicos entre 2010 y 2015, donde se indicó que esta cifra se puede alcanzar si se revisan los resultados en términos de ahorro energético de las medidas de eficiencia energética que ya fueron implementadas en empresas.

Es así como se han desarrollado iniciativas para promover la eficiencia energética en algunas empresas de este sector, con la finalidad de aumentar la competitividad de sus procesos en términos del consumo de energía. Esto, mediante la inclusión de tecnologías más eficientes, como los variadores de frecuencia en sistemas de bombeo, la cogeneración, además de la incorporación de Sistemas de Gestión de la Energía (SGE) y la realización de auditorías energéticas, como señalan a ELECTRICIDAD los expertos en esta materia.

[VEA TAMBIÉN: Radiografía al proyecto de eficiencia energética]

Iniciativas

La cogeneración, que es el proceso con el que se obtiene simultáneamente electricidad y energía térmica, es una iniciativa clave para la actividad agroindustrial, según explica Juan Pablo Payero, jefe de Industria y Minería de la Agencia de Sostenibilidad Energética: “Un buen ejemplo de esto se da en empresas que se dedican a la cría de animales, debido a que los purines generan un impacto negativo en el ambiente si no se tratan adecuadamente. En este contexto, del proceso de tratamiento se obtiene biogás como subproducto, que es usado para la generación simultánea de energía eléctrica y térmica a través de un motor de combustión interna; permitiendo cubrir parte de los consumos energéticos de la planta.

La cogeneración también es abordada por el proyecto Nama, “Energías Renovables para el Autoconsumo”, donde uno de sus objetivos es recomendar la complementación de tecnologías de energías renovables, junto a medidas de eficiencia energética, con el fin de aumentar el ahorro de energía eléctrica y térmica.

“Una medida, por ejemplo, es la instalación de calderas y quemadores a biomasa para autoconsumo, donde Nama apoya la implementación de proyectos de calderas y quemadores de biomasa, usando un recurso renovable que se produce localmente, disminuyendo la dependencia de combustibles importados y reutilizando residuos”, sostiene David Fuchs, asesor principal del Proyecto Nama de Energías Renovables para el Autoconsumo de GIZ Chile.

Casos

Annika Schüttler, jefa de Proyectos de Energía de Camchal, destaca el caso de la empresa procesadora de nueces, Econut: “Se creó la necesidad de un almacén para los productos. Las naves industriales fabricadas con Zinc están expuestas al sol, absorbiendo radiación, dando problemas de temperatura al interior de los galpones. La solución fue aplicar revestimiento con una pintura aislante, que refleja el calor y reduce los costos de energía para enfriar el interior de la bodega. ¿Los resultados? En la sala de procesos se eliminó el problema de temperatura al interior de la nave. El ahorro energético por año aproximado fue de 12.876 kWh, equivalente a $23 millones, debido a que la empresa no tuvo que instalar un sistema de aire acondicionado”.

Las auditorías energéticas son otras medidas que se impulsan en el sector. Héctor Arellano, gerente comercial de Efizity, destaca las experiencias que han tenido en esta materia con algunas empresas agroindustriales. “En Patagonia Fresh se realizó una auditoría en que se evaluó la recuperación de energía térmica, además de analizar las calderas, específicamente con la revisión de purgas, revisión de calidad de vapor, trampas de vapor, evaluación de economizador y regenerador, estado de aislación en líneas y la presión eficiente de operación”, explica el ejecutivo.

Otro caso fue el proyecto de ingeniería de compresores de frío de la empresa Agrosuper, donde se abordó la optimización de consumos energéticos en la sala de compresores de frío industrial en planta faenadora de pollos. “Esto consistió en el análisis de los consumos eléctricos versus la producción de frío, así como una propuesta de operación eficiente de compresores, la evaluación para instalar variadores de frecuencia, el diseño de ingeniería conceptual y un estudio de viabilidad económico-financiera”, menciona Héctor Arellano.