Revista Electricidad Nº223

octubre de 2018

Parque eólico Punta Sierra contempla conexión con otros proyectos de la zona

La nueva central ERNC tiene 82 MW de capacidad instalada, con 32 turbinas que tienen la tecnología de imanes permanentes, los cuales presentan una mayor robustez respecto a otros sistemas de aerogeneración.

1.	Vista panorámica de Punta Sierra. Foto: Rayen Luna.

Un factor de planta de 39,5%, uno de los más altos en la generación eólica de la zona centro norte del Sistema Eléctrico Nacional, presenta el parque Punta Sierra, ubicado en la comuna de Ovalle, en la Región de Coquimbo. La central fue inaugurada en agosto por Pacific Hydro junto a su controladora china State Power Invesment Corporation (Spic), donde asistieron la ministra de Energía, Susana Jiménez, y el ministro de Economía, José Ramón Valente.

Este nuevo parque, que registró una inversión total de US$140 millones, tiene una capacidad instalada de 82 MW, y está compuesto por 32 turbinas Goldwind de 2,5 MW cada una, con una generación anual estimada de 282 GWh, con lo que se podría inyectar energía para más de 150.000 hogares o el equivalente al suministro de 3.000 buses eléctricos en un año.

Brett Dutton, gerente del proyecto Punta Sierra destacó a ELECTRICIDAD que las turbinas cuentan con la tecnología de imanes permanentes, “que facilita la entrada en servicio de los equipos y entregan mayor robustez en comparación a otros sistemas de aerogeneración, ya que el generador es el buje y el único componente que gira. Además no cuentan con una caja de cambio ni ejes comunes en generadores convencionales, por lo que son más eficientes y evitan riesgos de incendios o fugas de aceite”.

[VEA TAMBIÉN: Pacific Hydro y empresa china Spic inauguran parque eólico Punta Sierra en Ovalle]

Una de las innovaciones del parque es su subestación, “que es del tipo interruptor y medio, que es la misma que se usó en las interconexión SIC-SING, por lo que es una instalación bastante redundante, pues tenemos 11 puntos de entradas listos para que otros proyectos energéticos de la zona puedan conectarse al sistema”.

La subestación es convencional y se conecta con la línea de doble circuito en 220 kV Las Palmas-Cebada y Las Palmas-Don Goyo. De acuerdo a Brett Dutton, esta instalación fortalecerá el sistema en la zona, debido a que cuenta “con 11 puntos de entrada listos para ser capaces de recibir una conexión en 500 kV, especialmente cuando esté en plena operación la línea Cardones-Polpaico que desarrolla Interchile”.

Los interruptores de la subestación fueron entregados por GE, mientras que el sistema de control y protecciones fue provisto por Alstom. La operación y mantenimiento de la planta eólica está a cargo de Enorchile, los sistemas de comunicación y protecciones por Siemens y ABB, y el contratista principal de las obras civiles y eléctricas fue CJR Wind.