x

Nuevas tecnologías: Comienza la introducción de medidores inteligentes

Chilectra y Chilquinta emprenderán plan para instalar estos dispositivos en sectores residenciales, dando otro paso para el desarrollo de smart grid.

Grandes cambios tecnológicos en el segmento de la distribución comenzarán a materializarse en el mercado local, con la instalación de los primeros medidores inteligentes dentro del consumo residencial, donde Chilectra contempla la introducción de 50.000 de estos dispositivos en la Región Metropolitana, mientras que Chilquinta seguirá con su proyecto “smart grid” en cinco comunas de la Región de Valparaíso.

En Empresas Eléctricas A.G. destacan este tipo de iniciativas. Rosa Serrano, directora de Estudios y Regulación del gremio, señala que las empresas distribuidoras han desarrollado pilotos para instalar estos dispositivos por iniciativa propia, recordando que “aún no existe una política asociada a la introducción de medidores inteligentes, con excepción de la Ley de Autogeneración Distribuida (net billing) que permite al cliente residencial inyectar sus excedentes a la red de distribución”.

Según José Gaviria, presidente & CEO de PrimeStone, empresa proveedora de software para medidores inteligentes, el mercado chileno está siguiendo la tendencia internacional de incorporar estos dispositivos.

Instalaciones de software para medidores inteligentes de la empresa PrimeStone.

“Actualmente en América Latina existe la medición inteligente, enfocada en la parte industrial y comercial y ahora se está dando el paso de llevarla a los hogares. Ese salto está como una bola de nieve en la región, que empieza con proyectos piloto en determinadas zonas, y Chile está en este mismo paso de llevar la medición inteligente al sector residencial”, apunta el ejecutivo.

Gaviria explica que la aparición sistemática de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) y la idea de disminuir las pérdidas de energía son dos de los principales impulsores de medición inteligente en el mundo, la cual se compone de: medidores, red de telecomunicaciones y softwares de gestión, medición y captura”.

“En este momento los medidores son unos computadores bien elaborados, bajando sus costos por la masificación, alcanzando valores cercanos a los medidores mecánicos que se utilizaban antes, de alrededor de US$40 como promedio”, afirma el ejecutivo.

Características
Rosa Serrano sostiene que las principales características de estos medidores es que “tienen la capacidad de integrar comunicación bidireccional y funcionalidades anti hurto, lo que implica que el medidor entrega señales en caso de ser intervenido o si se trató de intervenir; son multitarifas (en algunos hasta ocho), y entregan información de la calidad de la energía”.

Esta clase de tecnología es destacada por el director de Systep, Hugh Rudnick, pues en su opinión los medidores inteligentes otorgan una “dimensión de flexibilidad ante los cambios que puede ofrecer la generación intermitente, siendo una respuesta para la demanda, la que puede reducir o aumentar su consumo dependiendo de las ofertas de precios que reciba el mercado y para eso se necesitarían medidores que puedan registrar las horas en que se está consumiendo y, en función de eso, consumir más o reducir el consumo, dependiendo de los precios que lleguen a los usuarios como señales”.

Muestra de medidores digitales bidireccionales.

“El concepto es de una demanda que responde a señales de precios y para lo cual necesita un sistema de medidores inteligentes que estén con señales de comunicaciones”, agrega Rudnick.

Para Mariano Corral, jefe de Inspección Eléctrica de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), los beneficios de los medidores inteligentes apuntan a “hacer una gestión más directa con los ciudadanos, pues ya no habrá una intervención humana al momento de tomar la lectura de los consumos, con lo que disminuye la probabilidad de errores humanos, aumentando la certeza sobre los consumos de cada hogar. Además, facilita servicios como el de corte y reposición, lo que debiera hacer que estos bajen sus tarifas”.

Cómo funcionan
Desde el punto de vista del funcionamiento, Rosa Serrano asevera que los medidores electrónicos requieren de sistemas de comunicación, los que pueden ser integrados al interior del medidor o con un módulo adicional al aparato. “En general se utilizan dos formas para obtener las lecturas de estos medidores: móvil o estacionaria. La primera se realiza a través de Drive-by (vehículo) y la segunda por medio de Fixed Network (antenas en campo para una red fija)”.

Mariano Corral señala a Revista ELECTRICIDAD que los dispositivos “transmiten los datos de consumo, a través de un sistema que se llama Power Line Communication (PLC) a un colector que está en un poste eléctrico, ubicado en la vía pública. Posteriormente, el colector transmite la información a una central de datos y procesamiento de la empresa distribuidora”.

Rodrigo Arévalo, subgerente de Operaciones Comerciales de Infraestructura y Redes de Chilectra, sostiene que otros elementos tecnológicos de los medidores es que “vienen equipados con un modem interno para operación y comunicación remota, un micro-controlador, una batería protegida, puerto óptico, y funciones de autodiagnóstico”.

Cómo funciona la medición inteligente.

Planes de instalación
Chilectra y Chilquinta son algunas de las empresas distribuidoras que han iniciado la instalación de medidores inteligentes a nivel residencial. En Chilectra, durante este año, se implementarán “50.000 medidores en varias comunas de Santiago, y luego en los años siguientes, se realizará el despliegue masivo de recambio a la totalidad de sus cerca de 1.750.000 clientes”, asegura Rodrigo Arévalo a Revista ELECTRICIDAD.

El ejecutivo menciona que estos dispositivos son los mismos que se han instalados en Italia y España, lo que implica “un medidor inteligente bidireccional, un concentrador de datos ubicado en un transformador de distribución cercano al domicilio del cliente, y un sistema central de gestión de la información y operaciones remotas, necesario para los diferentes procesos de la distribuidoras eléctricas, que fluyen desde y hacia el hogar del cliente”.

Por su lado, Chilquinta prosigue con su proyecto “smart grid”, destinado a 7.000 clientes industriales y comerciales de las comunas de Valparaíso, Quilpué, Los Andes, Quillota y San Antonio, “los que podrán acceder a una plataforma que les permitirá gestionar sus consumos, conocer sus peak de demandas, e informar sobre cortes de suministro de manera directa”, afirma a Revista ELECTRICIDAD, Marcelo Luengo, subgerente general de la empresa.

Eso sí, el ejecutivo advierte que “las condiciones reglamentarias y regulatorias no permiten aún un despliegue total de este tipo de tecnología”, explicando que las tarifas de arriendo de medidor están dimensionadas para medidores básicos, por lo que existe una barrera de costo para incorporar esta tecnología en forma masiva en clientes residenciales.

Por otro lado, un porcentaje elevado de los medidores son de propiedad de los clientes, lo que también representa una barrera importante para un esquema de implementación masiva”.

[Plantean que empresas de energía solventen retiro y reposición de empalmes y medidores]