Parque Solar Quilapilún. Foto: Archivo Revista ELECTRICIDAD.

Los próximos pasos de las ERNC

El desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales prevé la incorporación de nuevas tecnologías, como la Concentración Solar de Potencia, la geotermia y los sistemas de almacenamiento, por lo que los expertos señalan que esto mejorará las condiciones de financiamiento para el avance de futuras iniciativas.

A un 18% de participación en la matriz energética nacional llegaron las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) durante el año pasado, según indica el Anuario Estadístico 2017 de la Comisión Nacional de Energía (CNE), con lo cual estas tecnologías se acercan cada vez más a la meta de la Ley que establece llegar al 20% de inclusión en 2025, conocida también como Ley 20/25, lo que se podría alcanzar con una anticipación de seis a cinco años, de acuerdo a las estimaciones entregadas a Revista ELECTRICIDAD por la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera A.G.).

Otros especialistas señalan que este es el terreno sobre el cual se cimentará el porvenir de la generación eléctrica en los próximos años, donde tomará mayor fuerza la incorporación de nuevas tecnologías, como la Concentración Solar de Potencia (CSP) y los sistemas de almacenamiento para enfrentar la variabilidad de las fuentes solares y eólicas.

A ello se suman los retos del financiamiento de estos proyectos, donde los expertos advierten un escenario más exigente debido a la baja en el precio de la energía. Además, sostienen que la finalización de los proyectos eólicos y solares no deberían encontrar mayores dificultades para cumplir los compromisos adquiridos en las últimas dos licitaciones de suministro para clientes regulados.

Avances

Un dato que explica el avance de la participación de las ERNC en la matriz local es el número de proyectos ingresados en los últimos años. Según el Anuario Estadístico 2017 de la CNE, los proyectos ERNC en construcción han superado el 50% del total de la cartera de generación eléctrica entre 2015 y el año anterior.

Es así como, a junio de este año, la capacidad instalada de proyectos ERNC en operación llega a 4.376 MW, de los cuales la energía solar fotovoltaica y la eólica suman 3.396 MW, mientras que en pruebas un total de 306 MW (biomasa, solar fotovoltaica, eólica y mini hidro) y en construcción se anota un total de 945 MW, según el Reporte ERNC de julio, elaborado por la CNE (ver tabla).

Ello es destacado por Carlos Finat, director ejecutivo de Acera A.G., quien recuerda que las estimaciones del gremio apuntan a que “anualmente podrán entrar entre 800 y 1.000 MW de ERNC por año en el mediano plazo”.

Esta proyección es compartida por Nicola Borregaard, gerenta general de BPD Chile, sobre la base de los datos que se consignan en el documento el Futuro de la Energía en Chile, elaborado por Escenarios Energéticos 2030: “Por un lado seguirá la clara tendencia hacia un aumento significativo de las ERNC en la matriz. De acuerdo a las proyecciones de la Planificación de Largo Plazo del Ministerio de Energía, se visualiza que el rango de integración de ERNC podría ser muy amplio, variando desde 26% hasta 48% a 2035 y entre 35% y 68% a 2046, dependiendo en buena parte de los costos proyectados de ERNC y de combustibles fósiles”.

A Juicio de Ramón Galaz, gerente general de Valgesta Energía, las tecnologías ERNC “seguirán desarrollándose y debiéramos esperar de aquí a los próximos diez años la incorporación de una gran cantidad de proyectos, principalmente eólicos y solares, a la oferta de la matriz energética y no veo que haya limitaciones desde el punto de vista de la cantidad de ERNC que pudiera entrar, sino que en la medida que se vayan requiriendo, esos proyectos se van a seguir haciendo”.

Esta mayor presencia ERNC también ha cambiado el mercado de contratos, explica Luis Enrique López, director ejecutivo de Plataforma Energía. “Las ERNC han demostrado ser la base para el desarrollo de los nuevos contratos de clientes regulados y, actualmente, las tecnología eólicas y fotovoltaicas son las que están marcando el costo de desarrollo de largo plazo y eso influye en el precio de cierre de los contratos”, precisa el ejecutivo.

Izaje de aspas del proyecto eólico Sarco. Foto: Gentileza Aela Energía.

[VEA TAMBIÉN:Ministra de Energía afirma que estudian en detalle nuevo reglamento de Servicios Complementarios]

Financiamiento

El financiamiento de los proyectos ERNC sigue siendo un tema esencial para el futuro. Ramón Galaz sostiene que actualmente el escenario es más complejo, pues “todas las instituciones financieras están revisando sus modelos de negocios y de evaluación de riesgos, trayendo como impacto que sean más exigentes, producto de las condiciones del mercado, donde el precio de la energía ha bajado bastante y eso se traduce en que el acceso al financiamiento se ha dificultado”.

“Esto se subsana con la firma de contratos de suministro eléctrico de largo plazo y eso es lo que hoy debieran estar buscando este tipo de proyectos, lo que no es tan fácil, porque depende de la tecnología que tenga la iniciativa, así como el tamaño y el sponsor que haya detrás”, afirma el especialista.

Según Carlos Finat, las empresas del sector y la banca “han ido convergiendo en determinados puntos intermedios y hoy financiar un proyecto sin un PPA (acuerdo de venta de energía) es difícil, aunque no imposible, pero depende de quién sea el sponsor del proyecto y del banco. Con un PPA esto cambia totalmente y se tiene una oferta mucho mayor”.

Ante esta situación Luis Enrique López menciona que una alternativa para enfrentar este escenario es que los proyectos “se financien con contratos entre privados, pues el mercado se está desarrollando bastante con clientes libres que han aumentado en 15% y ahí hay una oportunidad para el financiamiento de proyectos ERNC”.

“Hay que superar detalles, como el poco tiempo de anticipación de las licitaciones para clientes libres, por lo que no están sirviendo para financiar estos proyectos. Lo otro es que los contratos se están firmando a un plazo de cuatro años y eso tampoco es bueno para financiarlos. Entonces, si pudiéramos generar licitaciones para clientes libres con dos a tres años de anticipación y que además sean de un plazo mayor a los ochos años, eso permitirá que se financien proyectos ERNC a través de contratos entre privados”, plantea el ejecutivo.

De todos modos, Carlos Finat afirma que se han realizado “importantes avances regulatorios, enfocados a facilitar la ‘bancabilidad’ de los proyectos ERNC”, lo que también es compartido por Nicola Borregaard, quien señala que estos cambios han sido clave en la tendencia al aumento de uso de estas tecnologías, además de la “facilidad de acceso a la red de transmisión”.

En este último punto Finat asegura que es necesario terminar la totalidad de la interconexión SIC-SING para mejorar las condiciones de financiamiento de futuras iniciativas: “Mientras no se resuelva el tema de la línea Cardones-Polpaico se tendrá un efecto negativo para obtener financiamiento de futuros proyectos y por eso estamos preocupados por el tema, porque muchos proyectos ERNC están en esa zona, especialmente en Atacama y Coquimbo”.

Nuevas tecnologías

Ante la hegemonía de la tecnología solar fotovoltaica y eólica, los actores del sector plantean el punto de inflexión que significará el ingreso de la Concentración Solar de Potencia (CSP) y de los sistemas de almacenamiento a gran escala, lo que también sería un aliciente para el financiamiento de nuevas iniciativas.

Carlos Finat destaca el potencial de CSP y de la geotermia en el mediano plazo, toda vez que “se trata de tecnologías que disponen de una importante flexibilidad y que complementan adecuadamente a la eólica y a la solar, así que desde el momento en que una planta esté construida y operando comercialmente, evidentemente eso dará una evaluación más positiva por parte de la comunidad financiera”.

Para Luis Enrique López cuando las tecnologías ERNC “incrementen su presencia se van a necesitar otras soluciones para poder regular ese tipo de generación, ya sea a través de la CSP o las baterías de almacenamiento”.

El almacenamiento es la otra tecnología que, según los especialistas, permitirá pasar a una nueva etapa en el desarrollo ERNC. Humberto Verdejo, director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago, dice que la inclusión del almacenamiento aumentará la integración de estas fuentes energéticas, por lo que se deben “introducir modificaciones a la regulación a fin de poder responder a los cuestionamientos asociados a la intermitencia del recurso y los sistemas de almacenamiento deben ser incluidos en los planes de obra futuros”.

Al respecto, Carlos Finat indica que el mayor efecto en este tema “será el resultado de la discrepancia en el Panel de Expertos que podría reponer el tema de almacenamiento que había puesto la CNE en el informe de expansión preliminar de la transmisión. Eso sería un gran paso porque en definitiva sería un sistema que queda sujeto a una remuneración similar a la transmisión, por lo que tiene buenas condiciones para presentarse a un financiamiento”.

En la CNE se está abordando este punto, comenta Carolina Zelaya, secretaria ejecutiva (s) del organismo, precisando que junto al Ministerio de Energía se coordina el trabajo reglamentario relativo al proceso de planificación de la transmisión, donde uno de los puntos a tratar con la industria corresponde a la integración de sistemas de almacenamiento como soluciones de transmisión, a través de mesas de trabajo. Lo anterior, buscará llegar a los consensos conceptuales con vías al diseño regulatorio apropiado para la incorporación de estas nuevas tecnologías”.

Con todo, el futuro de este sector seguirá adelante –concluye Carlos Finat− quien también descarta la posibilidad de hacer un cambio legal para distinguir las ERNC de las ERV (Energías Renovables Variables), por cuanto los mecanismos de complementación de estas tecnologías “pueden ser tratados como parte de la normativa de servicios complementarios, extendiéndolos, por ejemplo, a los casos de rampas de subida y de bajada de generación”.

Conclusiones

• La capacidad instalada de las ERNC, sobre todo eólica y solar, superó los 4.100 MW, y en los próximos años Acera estima una incorporación de 800 a 1.000 MW por año.

• Si bien el financiamiento de estos proyectos se ha complejizado, en el sector se prevé continuar con la construcción de proyectos y el ingreso de nuevas tecnologías como la CSP y la geotermia.

• La Comisión Nacional de Energía sigue monitoreando que los proyectos ERNC comprometidos en las últimas licitaciones de suministro sigan adelante.

Recuadro 1

Monitoreo de los proyectos ERNC ganadores de las licitaciones de suministro

El avance en la construcción de proyectos solares y eólicos que comprometieron su generación eléctrica en las últimas licitaciones de suministro para clientes regulados es un tema que sigue de cerca el sector.
Carlos Finat, director ejecutivo de Acera, afirma que “no tenemos duda en cuanto a la capacidad de cumplimiento de las empresas socias de la Asociación”.

Por su lado, Carolina Zelaya, secretaria ejecutiva (s) de la CNE, sostiene que hasta el momento “no se ha constatado la ejecución de ninguna multa o garantía asociada al avance de dichos proyectos”.

La autoridad recuerda que se realiza un monitoreo periódico del avance de los proyectos adjudicados en las últimas licitaciones de suministro eléctrico, aunque aclara que “son las empresas distribuidoras las que deben velar para que sus suministradores cumplan con todas las obligaciones que emanan del contrato firmado, y comunicar a la CNE en caso de incumplimiento del avance de los proyectos”.

Recuadro 2

La incorporación de ERNC por parte de las empresas tradicionales

Los cuatro principales generadores del sistema (AES Gener, Colbún, Engie Chile y Enel Generación Chile) han incorporado en su portafolio proyectos ERNC, ofreciendo este suministro a clientes libres del sistema eléctrico.

Javier Dib, gerente general (s) de AES Gener, señala que cuentan “con un sistema de certificación que le permite ofrecer energía 100% renovable a que clientes que así lo quieran. El sistema certificador ya implementado es I-REC y nuestros clientes que lo han solicitado ya cuentan con un suministro sustentable garantizado”.

Los proyectos de este tipo que tiene la empresa son Andes Solar, de 21 MW, “que actualmente se encuentra en etapa final de desarrollo para completar los 220 MW totales”

“En esta nueva fase la compañía tiene 1.657 MW entre energía eólica y solar en etapa de desarrollo. Nuestra estrategia se basa en flexibilizar al máximo la operación técnica de nuestras centrales actuales con el pronto uso de sistemas de almacenamiento, lo que permitirá una operación segura y con gran penetración de renovables”, afirma el ejecutivo.

Por su parte, Valter Moro, gerente general de Enel Generación y de Enel Green Power Chile, indica que “la generación inyectada de nuestras plantas ERNC en Chile durante 2017 fue de 1.042 GWh correspondiente al parque solar, 1.697 GWh correspondiente al parque eólico y 62 GWh correspondiente al parque geotérmico”.

“En 2016 y 2017, el grupo logró resultados significativos en las licitaciones de suministro para distribuidoras, adjudicándose respectivamente el 48% y el 54%, en tres tecnologías distintas: solar, eólica y geotérmica, reafirmando su posición como líder de mercado en las ERNC. En efecto, Enel Green Power construirá más de 500 MW en dichas tecnologías, con nuevas centrales fotovoltaicas y eólicas, y la ampliación de la central geotérmica de Cerro Pabellón”, sostiene Moro.

Según Juan Eduardo Vásquez, gerente de División Negocios y Gestión de Energía de Colbún, la empresa cuenta con la planta solar fotovoltaica Ovejería (9 MW) en la Región Metropolitana, “y en nuestra cartera de proyectos futuros están considerados el proyecto Sol de Tarapacá (150 MW) en la Región de Tarapacá, y el parque eólico Horizonte (607 MW), siendo nuestro objetivo contar con 1.000 MW en proyectos ejecutables (con permisos ambientales, listos para ejecutar) durante este año”.

Engie Energía Chile, por su parte, también contempla un plan de desarrollo ERNC, como señaló a este medio su gerente general, Axel Levêque, el cual considera un total de 1.000 MW, “con iniciativas en distintas etapas de desarrollo y que se activarán en la medida que se vayan requiriendo. Para este año esperamos ingresar a evaluación ambiental algunos proyectos eólicos y solares en el norte del país”.