Revista Electricidad Nº223

octubre de 2018

La experiencia de Australia y Canadá en almacenamiento energético

El mercado de las baterías a gran escala en ambos países está creciendo a medida que avanzan en sus políticas regulatorias. Canadá cuenta con una industria desarrollada de proveedores y Australia tiene el banco de baterías más grande instalado en el mundo.

BESS ubicada en Oakville, en Ontario, Canadá. Foto: Gentileza Ron Dizy.

*Por Mireya Guerra, periodista de Revista ELECTRICIDAD.

Consecuentes con su compromiso de disminuir las emisiones de efecto invernadero, tanto Australia como Canadá avanzan en políticas y regulaciones que favorecen el surgimiento de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), especialmente eólica y solar. Sin embargo, la intermitencia asociada a estas tecnologías ha hecho que el mercado de las baterías de almacenamiento, denominadas BESS por su acrónimo en inglés Battery Energy Storage System, se convierta en una necesidad.

Es así como Canadá cuenta con una industria desarrollada de proveedores de tecnologías BESS con baterías de litio, aunque su capacidad de almacenamiento se concentra principalmente en una provincia. Australia, por su parte, cuenta con el banco de baterías más grande del mundo instalado a la fecha, mientras avanza en temas regulatorios considerando los distintos escenarios que presentará el mercado energético australiano los próximos 20 años.

Industria de BESS en Canadá

El director ejecutivo del Centro Avanzado de Energía de Canadá (AEC MaRS), Ron Dizy, explica a ELECTRICIDAD que Canadá tiene una capacidad de 135 MW y 225 MWh de tecnologías BESS, con una concentración de proyectos en la provincia de Ontario.

Dizy explica que en Quebec, British Columbia y Ontario −las tres provincias más grandes y que concentran el 75% de la población de Canadá− implementaron políticas que apoyan la generación renovable al comienzo de esta década, lo que se tradujo en una alta inversión entre 2010 y 2014, agregando que la consultora EnviroEconomics ha pronosticado que la inversión aumentará hacia los próximos diez años y alcanzará los 7 mil millones de dólares canadienses para 2030.

Ron Dizy, director ejecutivo del Centro Avanzado de Energía de Canadá, MaRS. Foto: Gentileza Ron Dizy.

Por otra parte, Ron Dizy comenta que existen marcadas diferencias de regulación y estructuras de mercado a nivel provincial, por lo tanto, sugiere que es mejor pensar en varios mercados canadienses distintos. “Actualmente, el mercado de electricidad en Ontario está estructurado de tal manera que el almacenamiento de gran escala es competitivo económicamente. Esto explicaría por qué esta provincia es la que ha impulsado este mercado en Canadá”, agrega el ejecutivo.

Dizy detalla que en Canadá existen muchas compañías que ofrecen tecnologías únicas y de vanguardia relacionadas con BESS. Estas empresas están bien posicionadas para proporcionar valor a Chile a través de los lazos comerciales existentes, y abarcan toda la cadena de valor: fabricantes de baterías, proveedores de software y empresas que se especializan en el desarrollo de proyectos.

[VEA TAMBIÉN: Baterías en Chile buscan dar un paso más en Servicios Complementarios]

El caso australiano

Australia cuenta actualmente con el banco de baterías más grande instalado en el mundo. Fabricado por Tesla, se ubica en el parque eólico de Hornsdale en el sur de Australia (de 100 MW y 129 MWh) y se encuentra en operación desde diciembre de 2017. Preceden a este, una serie de proyectos más pequeños, que proporcionan estabilidad a pueblos y comunidades remotas, que en algunos casos no están conectados al sistema eléctrico de ese país.

La ministra Consejera Comercial de la Embajada de Australia, Shannon Powell, señala a ELECTRICIDAD que aunque el costo de las baterías ha disminuido en los últimos años, la tecnología aún es relativamente nueva, por lo que muchos de los proyectos con BESS pudieron comenzar gracias a la ayuda de la Agencia Australiana de Energías Renovables (Arena) y de la Corporación Financiera de Energías Limpias (Cefc).

Shannon Powell, ministra Consejera Comercial de la Embajada de Australia. Foto: Gentileza de Austrade.

La ejecutiva agrega que Aemo, el operador nacional del mercado de energía, anunció en julio recién pasado su Plan del Sistema Integrado (IPS) que consiste en una evaluación exhaustiva de los cambios probables que se producirán en los próximos 20 años en el mercado eléctrico, lo que facilitará una transición ordenada en una variedad de escenarios.

Shannon Powell señala que Chile representa una oportunidad comercial muy atractiva, dada sus condiciones climáticas y la dependencia actual a las principales distribuidoras de energía. Pone como ejemplo la falla eléctrica del 29 de julio en la Región Metropolitana, que podría haberse evitado con una batería de respaldo similar a la instalada en Australia. “Los hogares chilenos podrían beneficiarse de una mayor confiabilidad si las distribuidoras incorporan un sistema de batería solar, por lo que hay una gran oportunidad para atraer estas tecnologías a Chile”, concluye.