Infraestructura y regulación: Los nuevos ejes de la interconexión regional

Los diagnósticos fueron dejados atrás para dar luz verde a los trabajos entre autoridades públicas y el sector privado de los países que participan en el Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea), a fin de que el intercambio de excedentes de energía pueda estar operando en 2020.

A paso firme avanza el proceso de integración energética regional entre Colombia, Ecuador, Perú y Chile, que se realiza en el marco del Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea), donde ya comienzan a ver la luz las primeras iniciativas para el intercambio de energía en la zona, de la mano del sector privado, siendo el CDEC-SING uno de los protagonistas.

Este proyecto actualmente cuenta con un consejo de ministros de los países de la zona, al cual fue invitado Bolivia como observador. En este contexto, se encargó un estudio al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para analizar la factibilidad de la interconexión eléctrica andina.

El papel del BID

Es así como el BID, a través de la cooperación técnicaApoyo a los Estudios de Interconexión Eléctrica Andina, que contempla un presupuesto de US$750.000, definió tres objetivos para la integración energética: establecer los principios y lineamientos necesarios para la armonización regulatoria de los países partícipes de la iniciativa; identificar y evaluar las posibles alternativas sostenibles de interconexión eléctrica andina, y analizar las opciones de interconexión eléctrica andina en términos de costos, cronogramas y requerimientos socioambientales.

Dicho programa incluye compromisos, un cronograma de actividades y definición de responsabilidades para la creación de una hoja de ruta de la integración, además de estudios de armonización regulatoria y de planeación regional para la infraestructura eléctrica.

La integración contempla tres etapas. La primera se desarrolla entre autoridades de los Estados involucrados en el proyecto, a las cuales se agregan los contactos que realizan organismos privados coordinadores de energía como el CDEC-SING (Chile); el Centro Nacional de Control de Energía (Ecuador) y el Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado (Perú).

Impacto

Máximo Pacheco, ministro de Energía, explica a Revista ELECTRICIDAD: “Lo que tenemos es un proyecto de integración de una línea de transmisión que va a unir Colombia, Ecuador, Perú y Chile, lo que ha sido estudiado por el BID y se ha demostrado que tiene un atractivo económico claro, una rentabilidad social y privada interesante, por lo tanto lo que nosotros vamos a hacer ahora es definir cuál sería el marco regulatorio para lograr que eso suceda y para permitir la transmisión eléctrica”.

“Tenemos trabajando equipos en el campo regulatorio y luego vamos a convocar a empresas privadas para que puedan presentarnos propuestas de desarrollo y construcción de esas líneas de transmisión. Hay claramente una manifestación de interés del sector privado por participar en el desarrollo y construcción de estos proyectos”, precisa Pacheco.

De acuerdo con las estimaciones de la autoridad nacional, el objetivo es que la línea de transmisión esté operando en 2020. Esteban Albornoz, ministro de Electricidad y Energía Renovable de Ecuador, destaca a Revista ELECTRICIDAD que las bases de la consultoría del BID concluyeron, por lo que los países participantes decidieron priorizar las interconexiones bilaterales para así avanzar hacia la materialización del corredor energético.

“Estamos trabajando en una nueva interconexión entre Perú y Ecuador, de 500 kV y, por su lado, Chile con Perú vienen trabajando para interconectar sus sistemas eléctricos. Hay que ir paso a paso: primero tener relaciones bilaterales, después multilaterales, después tener intercomunicación entre organismos coordinadores y posteriormente tener una entidad única, eso está planteado, pero no en el corto plazo”, asegura Albornoz.

La autoridad plantea que el principal beneficio de la integración será “aprovechar las complementariedades energéticas de los países en la demanda que tenemos, mientras que en seguridad se tendría respaldo de generación en otras zonas”.

Albornoz explica que la interconexión andina crearía un mercado de compra-venta de energía, que se establecería a partir de los excedentes que tenga cada país. “Si un país tiene ventajas hidroeléctricas puede tener excedentes para venderlos, si existe complementariedad con el país vecino. Técnicamente no es que la energía que se genera en un país llega a otro lado, sino que se hace una decisión energética global y vemos cómo fueron aprovechados”, agrega.

El ministro de Energía y Minas de Perú, Eleodoro Mayorga, recibió en julio pasado a la subsecretaria de Energía, Jimena Jara, señalando en esa oportunidad que los trabajos con Chile consideran “la interconexión de sistemas principales para que uno provea de energía al otro para hacer frente a casos de emergencia. Perú ya tiene esta interconexión con otros países limítrofes como Ecuador y Bolivia y avanza en ese sentido con Colombia”.

Vea mapa con la ubicación geográfica de las centrales y principales interconexiones eléctricas de América del Sur. Fuente: Cier.

interconexiones regionales

Mercados

Carlos Skerk, director de Mercados Energéticos Consultores –de Argentina- indica a Revista ELECTRICIDAD que el aspecto estratégico es otro punto clave en el proceso de integración. “A diferencia de lo que ha ocurrido en el pasado con algunas interconexiones que fueron desarrolladas sobre la base de proveer un energético de un país A a uno B, sobre una base permanente, un enfoque más actual lleva a que lo que pueden compartir los países son servicios de respaldo y no solamente abastecimientos de forma permanente”, señala Skerk.

“Otras ventajas de corto plazo es que se pueden compartir excedentes de generación entre países. Entonces, desde ese punto de vista, una interconexión siempre es beneficiosa porque incrementa el mercado: países que tienen una escala menor, interconectados con otros, conforman un mercado más grande, con lo que se pueden obtener proyectos más competitivos”, añade el especialista argentino.

A su juicio, la ampliación de los mercados que implica la integración es positiva, “en términos de que en cada momento se sepa cuándo se puede comprar energía y establecer una base para acordar los precios. Toda existencia de una señal de precios que, a nivel regional, esté reflejando el excedente y la escasez en cada uno de esos países, permitiendo hacer transacciones, es siempre saludable”, concluye Carlos Skerk.

Conclusiones

• Los países miembros del Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Colombia, Ecuador, Perú y Chile) decidieron avanzar hacia la integración energética regional a partir de los estudios del BID sobre armonización regulatoria y el desarrollo de infraestructura en la transmisión.

• Paralelamente se decidió que las empresas privadas realicen contactos para avanzar en acuerdos bilaterales que establezcan interconexiones entre los países de la zona, a fin de ampliar el mercado de compraventa de excedentes.

• Se estima que esta iniciativa permitirá aprovechar las complementariedades de energía de los países, además de aumentar la seguridad del suministro en caso de emergencias.

Recuadro

Los avances de AES Gener en la interconexión con Argentina

Paralelamente a los avances de la integración del Sinea, la empresa AES Gener continúa avanzando en la interconexión eléctrica con Argentina,a través de la provincia trasandina de Salta. En octubre pasado la empresa solicitó formalmente al Ministerio de Energía la autorización para exportar energía al país vecino por diez años.

Este paso se efectuó después de las pruebas técnicas realizadas en 2012 y 2013, con lo cual la petición a las autoridades va en línea con las estimaciones de la empresa de poder vender electricidad a Argentina, como lo sostuvo en el ForoSing 2014 Carlos Aguirre, gerente de gestión del margen y transmisión de AES Gener, quien en esa oportunidad dijo que la idea era que la interconexión comience a operar a fines de este año.

Aguirre sostuvo que los estudios que AES Gener ha entregado al CDEC SING “muestran que efectivamente se mejora la calidad del servicio en general del sistema, de la frecuencia y el voltaje”.

Recuadro

Las reservas del diputado Jorge Tarud

El diputado Jorge Tarud (PPD) advierte que la materialización de un acuerdo energético “no dejaría muy contentas a nuestras Fuerzas Armadas, porque todavía no están los debidos mecanismos de confianza para hacer depender a Chile de electricidad proveniente del Perú”.

De acuerdo al legislador, es necesario que “transcurra un cierto tiempo para que se logre la confianza, en consideración a los diversos problemas que hemos tenido desde el punto de vista limítrofe”.

Tarud sostiene a Revista ELECTRICIDAD que el sector privado no debería tener problemas para llevar adelante estas iniciativas, especialmente para el tema de la minería, “a fin de que hagan sus propios negocios, pero eso no implica que el Estado tenga que pasar a formar parte de esto, que es un negocio entre privados en el cual ellos asumen los riesgos”.

“No es fácil garantizar suministro. Tenemos ya una mala experiencia con Argentina, con quien no teníamos dificultades de tipo geopolítico, pero el suministro no se cumplió y no tuvimos ninguna herramienta para hacer, por lo que se debe crear una instancia de garantía nacional”, afirma.