Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Revista Electricidad Nº201

diciembre de 2016

¿Cómo cuantificar las emisiones afectas al pago de los impuestos verdes?

Producto de la implementación de la Reforma Tributaria en Chile, las emisiones de fuentes fijas de algunas empresas comenzarán a pagar impuestos por primera vez en 2018, sobre la base de las emisiones de 2017. El pago de impuestos por las emisiones de fuentes fijas es un instrumento ampliamente usado a nivel mundial por los gobiernos.

Compartir
Juan Manuel López, gerente de Calidad y Negocios Inerco Consultoría Chile.

*Por Juan Manuel López, gerente de Calidad y Negocios Inerco Consultoría Chile.

En estricto rigor, los impuestos verdes deberían desarrollarse como instrumentos que incentiven la reducción efectiva de emisiones a la atmósfera, así como para que las empresas mejoren sus tecnologías y procesos productivos, contribuyendo así a su competitividad. Esta mirada tendría que ser clave, puesto que si el fin se desvirtúa, los impuestos verdes solo se convertirán en una forma más de cobro de fondos, pero no de mejora ambiental.

La norma establecida en Chile gravará anualmente en dólares las emisiones al aire de material particulado, óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de azufre (SO2) y dióxido de carbono (CO2), producidas por fuentes conformadas por calderas o turbinas con una potencia térmica mayor o igual a 50 MWt. Esta indicación significa que los impuestos se concentrarán principalmente en emisores tales como las termoeléctricas, quedando afuera algunas grandes fuentes fijas de igual potencial emisor, pero que se diferencian en la forma o en el equipo donde queman el combustible. En ese sentido, estas diferencias no ayudan a la equidad en el trato, sobre todo cuando a quienes más se les exige son quienes posiblemente más esfuerzo han hecho a lo largo del tiempo en reducción de emisiones.

Cuantificando las emisiones
Al momento de la implementación de la obligación, el primer desafío de la industria será calcular cuántas toneladas se emiten, para luego saber cuánto se debe pagar. Algo no menor, ya que el 18 de noviembre se publicó en el Diario Oficial un Instructivo de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) que considera el manejo de diferentes alternativas para cuantificar las emisiones, con diferentes particularidades y criterios.

El protocolo desarrollado por la SMA se orienta principalmente al uso de dispositivos CEMS en las chimeneas. Adicionalmente, para algunos casos permite emplear métodos alternativos. Las compañías afectadas deben proponer a la SMA su metodología para la cuantificación de emisiones de acuerdo al protocolo y, para definirla, es recomendable que las empresas evalúen las distintas alternativas. En este sentido, para ciertos parámetros, no necesariamente la mejor opción es usar los datos de sistemas CEMS, los que en ocasiones pueden tener valores de incertidumbre de medidas que no son menores (del orden del 20%).

Por ejemplo, para parámetros como SO2 o CO2 pueden obtenerse resultados más confiables mediante el uso de factores de emisión basados en balances de materia y considerando las propiedades de los combustibles. No obstante, la flexibilidad que otorga el protocolo es limitada, en la medida que no parece permitir el uso de factores de emisión específicos de la actividad, técnica que es aceptada por el Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) y que es ampliamente empleada en Europa en el marco del comercio de derechos de emisión. Este aspecto es ciertamente relevante para evitar el pago de impuestos en base a valores de emisiones con un grado de incertidumbre significativo. Una alternativa para mitigar este riesgo sería pagar sobre el valor de la emisión descontando la cantidad que está asociada a la incertidumbre del cálculo, pero esto no está considerado en los criterios que está desarrollando la SMA.

Nos encontramos en un momento clave, ya que no más tarde del 9 de diciembre las empresas deberán haber enviado a la SMA su propuesta de cálculo para sus emisiones y la forma en la que definan esta propuesta puede tener implicancia significativa en el monto a pagar, por lo que resulta muy recomendable haber evaluado las distintas alternativas.

Temas Asociados