Revista Electricidad Nº218

mayo de 2018

Ajustes a reglamento de Servicios Complementarios se planteó en seminario del Cigré

En el marco de la jornada “Planificación energética y expansión de la transmisión”, el gerente de Estudios del Consejo Minero, José Tomás Morel, destacó el retiro de esta regulación de la Contraloría General de la República. También se propuso integrar la planificación de la transmisión zonal con las necesidades de la distribución eléctrica.

La tramitación del reglamento sobre Servicios Complementarios fue uno de los temas que se abordaron en el seminario “Planificación energética y expansión de la transmisión”, realizado por el comité chileno del Consejo Internacional de Grandes Redes Eléctricas (Cigré), donde los expositores se refirieron a los desafíos de la planificación energética de largo plazo y al proceso de expansión del sistema de transmisión.

La primera en poner el tema ante la audiencia fue la ministra de Energía, Susana Jiménez, al inaugurar la jornada. “Uno de los principales desafíos que tendremos este año como autoridad es la elaboración y tramitación de los reglamentos de transmisión, por lo que estamos estudiando en detalle la regulación de servicios complementarios para que las señales de mercado operen eficientemente”.

A juicio de la autoridad es necesario que en este tema se desarrollen “procesos abiertos y participativos, donde todos los involucrados puedan exponer sus puntos de vista, lo que aportará certeza a la industria y nos permitirá como sector dar las garantías de confianza necesarias para el desarrollo del sistema eléctrico”.

Discusión

Durante el módulo en torno a la planificación energética de largo plazo, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera A.G.), Carlos Finat, afirmó que la discusión en torno a la regulación de los Servicios Complementarios debe considerar otros elementos.

“Los servicios complementarios, sin duda, son de mucha importancia, pero vemos que no van a dar respuesta a lo que debería más bien llamarse servicios de balance de energía, que van a permitir inversiones importantes en tecnologías que no son variables”, precisó el ejecutivo.

En opinión de Finat, el tema de fondo en torno a este tipo de servicios se relaciona con los aspectos “de la planificación, de tarificación y de pago, lo que no está resuelto en nuestro sistema, por lo que hay que ver de qué manera los servicios, como por ejemplo el almacenamiento de energía, van a entrar al mercado”.

En el sector minero siguen atentamente el proceso de discusión respecto a los Servicios Complementarios. José Tomás Morel, gerente de Estudios del Consejo Minero, indicó que este “es un tema que nos preocupa, pues no nos gusta cómo está actualmente el reglamento en tramitación, porque no da señales de eficiencia”.

Por ello el ejecutivo destacó el retiro del reglamento sobre la materia de la Contraloría General de la República pues, a su juicio, el pago de los Servicios Complementarios no debe ser traspasado a la demanda, como son los clientes libres, “sino que debería ser pagados con un criterio de causalidad”, donde paga el actor del sistema eléctrico que causa este costo.

“Creemos que las nuevas autoridades han tomado este tema y esperamos que se logren hacer los ajustes en ese reglamento que permite la Ley actual y que se modifique”, sentenció Morel.

“Vemos que hay estudios que avalan, con bastante información, que es factible diseñar sistemas con señales sencillas que atribuyan el costo de los Servicios Complementarios a quienes lo están causando. Ese es un camino correcto, donde los clientes también participamos en esa generación de costos; no estamos pensando en que esto solo sea un debate entre generadores tipo A o tipo B, sino que también sabemos que la demanda, por sus errores de pronósticos, también puede incurrir en parte del costo causado”, precisó el gerente de Estudios del gremio minero.

[VEA TAMBIÉN: Coordinador Eléctrico Nacional pide avanzar en mejorar el estudio del fenómeno TRV en Chile]

Transmisión

Las implicancias de la planificación de la expansión de la transmisión fue el otro eje que tuvo el seminario. Susana Jiménez aseguró que este proceso “requiere incorporar información sobre criterios y variables ambientales y territoriales, incluyendo objetivos de eficiencia energética”, aclarando que la Ley de Transmisión “reconoce que es necesario incorporar consideraciones más amplias que las estrictamente técnicas durante el proceso de planificación y construcción”.

Y es que, según la ministra de Energía, “no es menor que el promedio de las líneas de transmisión que pasan por zonas conflictivas se hayan demorado 18 meses más en su puesta en servicio respecto a la fecha estimada originalmente”.

Durante el módulo que trató este tema, la directora de Estudios de Empresas Eléctricas A.G., Rosa Serrano, planteó la necesidad de que en los esquemas de planificación de la transmisión se incorporen las necesidades de la distribución eléctrica junto con la planificación de la transmisión zonal.

“Si bien es cierto esta nueva Ley de Transmisión trajo beneficios y un perfeccionamiento a los esquemas de transmisión, estamos en un momento de transición energética asociado principalmente a la generación eléctrica, por lo que la transmisión zonal tiene como origen permitir la conexión entre el segmento de transmisión con la distribución, así que su planificación debe mirarse en forma conjunta con los requerimientos de la distribución”, sostuvo la ejecutiva.

A su juicio una planificación conjunta “debe permitir tener suficiente flexibilidad y dar cabida a elementos que son típicos de la distribución, que la transmisión nacional no ve, como una mayor desagregación de la demanda, tanto temporal como espacial, lo que implica que la aparición de ciertos consumos, o de cierta generación distribuida, impacte directamente en las instalaciones de las subestaciones primarias”.

“Esto significa que los tiempos en que se realiza la planificación de la transmisión nacional no siempre coinciden con la aparición de esos requerimientos, siendo algo a lo que se necesita dar respuesta, puesto que cuando se planifica la trasmisión zonal, es importante tener en consideración que es un elemento que debe permitir no solamente abastecer a la demanda, sino que también es un elemento importante para incrementar la calidad del servicio”, indicó Serrano.

En esta línea la directora de Estudios del gremio eléctrico concluyó que la planificación conjunta permitiría “incrementar los índices de calidad del servicio, pues tanto la transmisión zonal como la distribución deben ser suficientemente eficientes para dar la mejor solución en cuanto a abastecimiento, calidad del servicio y costo”.