La adaptación a escenarios geográficos y climáticos, además de los avances en la calificación del personal especializado son los principales retos que enfrenta el montaje eléctrico de sistemas fotovoltaicos para instalaciones comerciales e industriales que no superen los 500 kV de consumo eléctrico.

Así lo sostienen a ELECTRICIDAD los académicos que investigan esta actividad, quienes coinciden en proyectar que se producirá un incremento de esta actividad, debido al avance que experimentan las instalaciones solares fotovoltaicas para el consumo de clientes, en el marco de la generación distribuida.

Reglamento

Marjorie Neto, académica del Centro Tecnológico y coordinadora de Vinculación con el Medio de Duoc UC, destaca la importancia que tienen las dos normativas vigentes para el montaje eléctrico de esta tecnología: la NCh 4/2003, que determina los requerimientos para las instalaciones eléctricas, que se aplica también para instalaciones fotovoltaicas, y la Instrucción Técnica RGR02/2017, de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) que se refiere al “Diseño y ejecución de las instalaciones fotovoltaicas conectadas a redes de distribución”.

Montaje eléctrico solar en Copiapó. Foto: Gentileza GIZ en Chile.

La especialista enumera los aspectos que a su juicio “son necesarios para un correcto montaje”:

  • Disposiciones generales de la instalación eléctrica.
  • Las condiciones de las instalaciones que apuntan al diseño de un proyecto.
  • Facilitar el mantenimiento seguro del sistema.
  • La manipulación adecuada de componentes, como los módulos, baterías e inversores.
  • La instalación de estructuras con los debidos cálculos de carga y anclaje.
  • El montaje de los paneles con sus debidas grapas y terminales con el objetivo de proteger los paneles de daño mecánico.
  • La rotulación de información y advertencias.
  • Las especificaciones del medidor y protecciones eléctricas que buscan una correcta conexión entre el proyecto fotovoltaico y la red.

“En general el reglamento apunta a eliminar malas prácticas que puedan traducirse en sistemas con operación en condiciones deficientes o pongan en riesgo a los usuarios del sistema”, explica Marjorie Neto.

Patricio Valdivia, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Director de Centros e Institutos de Investigación e Innovación de la Universidad Técnica Federico Santa María, también resalta la relevancia de esta normativa, específicamente en lo que se relaciona con aspectos técnicos.

“Ante todo se debe tener presente que al tratarse de una instalación eléctrica, para el montaje se debe cumplir con lo establecido en la Ley 20.571, conocida también como ley de Generación Distribuida, donde las modificaciones hechas en 2018 aumentaron los aspectos técnicos a considerar las nuevas instalaciones de este tipo”, indica el especialista.

Valdivia aclara que en el montaje eléctrico para potencias mayores, pensado para sistemas fotovoltaicos de clientes libres, “existe la figura de los Pequeños Medios de Generación Distribuida (PMGD), además de que existe una regulación y norma técnica exclusiva que regula las instalaciones de estos medios de generación en redes de distribución”.

[VEA TAMBIÉN: El nuevo impulso que prevén los laboratorios de I+D en energía solar]

Marjorie Neto, académica del Centro Tecnológico y coordinadora de Vinculación con el Medio de Duoc UC.

Aspectos

Según Felipe Domic, investigador del Grupo Solar UC, previo a que los paneles fotovoltaicos sean instalados, “se debe hacer un trabajo de planificación, un layout eléctrico, que indique por dónde van a pasar los cables cumpliendo con los instructivos técnicos de la SEC”.

Explica que uno de los elementos principales dentro del montaje eléctrico “es ubicar los inversores (que convierten la tensión continua en tensión alterna) en un lugar especial, como una sala eléctrica dedicada que esté a una temperatura y humedad con condiciones aceptables, para no tener fallas prematuras y que no estén lejos de los paneles, además de que se tenga definido dónde será el empalme con la instalación eléctrica actual”.

Las protecciones eléctricas son otro aspecto clave en el montaje. Felipe Domic sostiene que, en corriente continua, “estas funcionan en caso de una sobre corriente de los paneles fotovoltaicos”, limitando su voltaje, mientras que en el caso de la corriente alterna, las protecciones “aseguran que no se dejen sin electricidad a las instalaciones, en caso de alguna falla en los inversores”.

A juicio del especialista del Grupo Solar de la UC, otro elemento importante que está en la Instrucción Técnica de la SEC es el montaje de los cables, “pues este material debe cumplir con ciertas características de resistencia a la radiación ultra violeta para evitar riesgos de incendio”.

La presencia de un medidor bidireccional es otro punto destacado. Domic señala que este aparato cumple con la función de monitorear “cuánto se está consumiendo desde la red eléctrica y también cuánto inyecta a esta la instalación fotovoltaica, además de monitorear todas las protecciones para evitar que se ponga en riesgo el funcionamiento de la red, en caso de fallas”.

Patricio Valdivia, académico del Departamento de Ingeniería de la Universidad Técnica Federico Santa María. Foto: Gentileza USM.

Desafíos

Los académicos plantean que los principales retos en el montaje eléctrico de sistemas fotovoltaicos apuntan a la forma en cómo estas instalaciones se adaptarán a nuevas condiciones geográficas y ambientales en las distintas zonas del país.

Marjorie Neto sostiene que un ejemplo de estos, son los sistemas fotovoltaicos flotantes, que se montan “sobre cuerpos de agua que ya están presentes en Chile, además de los Farm Solar o Agrophotovoltaic que combinan escenarios agrícolas y sistemas de generación fotovoltaica para aprovechar terreno y también hacer más eficiente la producción agrícola”.

“Por lo anterior la amplia demanda de montajistas calificados para llevar a cabo esta labor, es importantísimo. Chile está alineado a este desafío declarando como necesario la formación de técnico en esta materia”, afirma la académica del Duoc UC.

Por su parte, Patricio Valdivia indica que los retos técnicos “están relacionados principalmente a la incorporación masiva de esta tecnología a la red de distribución, la cual podría transformarse de consumidora a generadora de energía, por consiguiente existe el gran desafío del Grid Management que haga óptima utilización de consumos e inyecciones a la red eléctrica”.

En su opinión también es necesario que las labores de montaje eléctrico consideren temas de medida en línea de energía, “como Blockchain, Big Data y otras tecnologías que colaboren hacia un Grid Management óptimo”.

Finalmente Felipe Domic concluye sobre la importancia de trabajar “en la integración de las industrias que tienen infraestructura construida, para que se puedan incorporar en forma más simple y económica los sistemas fotovoltaicos”, especialmente en galpones.

 

Felipe Domic, ingeniero eléctrico del Grupo Solar UC. Foto: Gentileza Felipe Domic.