* Por Roberto Valencia, periodista de ELECTRICIDAD.

Los conectores de distribución son parte una esencial de la ferretería eléctrica para explicar el crecimiento de la infraestructura de las redes en las grandes zonas del consumo en el país, donde la tendencia es utilizar herramientas del tipo bimetálico, para conexiones aluminio-aluminio y aluminio-cobre, según explican a ELECTRICIDAD los especialistas de las empresas que operan en el sector.

Y es que, según los operadores de redes, la relevancia de los conectores radica en asegurar la continuidad del suministro eléctrico en media y baja tensión, para lo cual se contempla una serie de procedimientos técnicos a la hora de instalarlos.

Instalación

Héctor Fuentes, subgerente de Media y Baja Tensión de Enel Distribución, explica que los principales materiales de ferretería eléctrica que se usan para la instalación de conectores de distribución son los de tipo dentado; mecánico recto; con tornillos y conectores con cuña.

El ejecutivo indica que el procedimiento técnico para realizar esta instalación considera mayormente el uso del conector dentado, el cual “se abre y ajusta la tuerca para que entren los conductores, siendo importante no descubrir el cable para la instalación, ya que este conector posee dientes que perforan la aislación de los cables”.

“Posteriormente se pone el conductor de derivación, cuidando no remover la grasa en base a silicona del conector, para después conectar el conductor principal en el sector demarcado para este; se gira la tuerca con la mano hasta sentir asegurado el conjunto. Después se gira la tuerca superior con la llave respectiva hasta que se corte el perno fusible y se instala el gorro del conector en la terminación del conductor que deriva para protegerlo del ingreso de humedad u otros agentes externos”, precisa Fuentes.

De acuerdo a Patricio Velásquez, subgerente de Prevención de Riesgos del Grupo Saesa, para la adecuada instalación de un conector, existe un estricto protocolo de instalación, el que se basa principalmente en los siguientes puntos:

  • Conocer el calibre y el tipo de conductor donde se emplearán estos conectores, vital para la selección adecuada del tipo de conector.
  • Definir el conector adecuado en base al calibre principal y de la derivación que se conectará, ya sea UDC, Ampact o Vice.
  • Utilizar la o las herramientas adecuadas para su instalación, de ello depende la prolongación de la calidad del punto de contacto y por ende, la vida útil del elemento conector.
  • Utilizar las fundas protectoras que recomienda el fabricante, con la finalidad de disminuir la agresividad del clima en las conexiones eléctricas.
  • Siempre considerar que en transiciones de conexión que involucren aluminio-cobre, el aluminio debe quedar por sobre el conductor de cobre para no afectar ni degradar la conexión eléctrica.
  • Considera siempre para todo lo anterior, la capacitación permanente de los trabajadores en estas materias, reforzando frecuentemente todo lo expuesto.
  • Por último, el control y seguimiento de adecuadas conexiones, permite conocer el desempeño de las mismas y de quienes garantizan su instalación.

[VEA TAMBIÉN: Casi el 100% de los desarrollos en distribución se realizan con cables protegidos]

Crecimiento y tendencias

Ambos expertos señalan el crecimiento que registran las redes de distribución. Héctor Fuentes menciona que el aumento de conectores, en Enel Distribución, “está en torno al 5% anual para una cifra total de 17.500 conectores de diferentes tipos usados a octubre de 2018”.

Por su lado, Patricio Velásquez señala que este incremento es “proporcional al crecimiento de las redes eléctricas, avalado por la normativa interna, que establece este tipo de conectores hace ya más de 14 años, producto de su alta confiabilidad y desempeño del contacto eléctrico”.

Respecto a las tendencias que actualmente se utilizan a la hora de realizar las instalaciones de estos materiales, Héctor Fuentes señala que estas apuntan a seguir utilizando conectores bimetálicos aluminio-aluminio, ya que nuestras redes de distribución están en esa dirección”.

Patricio Velásquez explica que los conectores bimetálicos se usan también para conexiones aluminio-cobre, añadiendo que −en términos de desempeño− “se puede destacar su facilidad de instalación, además de ser una alternativa para que sea conectado con la línea energizada, pues también posee características constructivas que favorecen un adecuado y permanente torque en el tiempo, evitando el relajo mecánico del mismo”.

Conectores forman parte de las líneas de distribución. Foto: Archivo ELECTRICIDAD.

Relevancia

Los especialistas coindicen en la importancia de los conectores para la seguridad del suministro eléctrico. Héctor Fuentes afirma que sirven “para asegurar la conectividad entre cables de la misma sección, distinta sección y de distinta composición (aluminio-cobre), junto con darle más seguridad a la continuidad de servicio eléctrico y evitar los puntos calientes que son uno de los potenciales de falla más recurrente en la red de distribución”.

Agrega que otro de sus beneficios para la infraestructura eléctrica es que pueden “facilitar la conectividad de las señales de comunicaciones vía tecnología PLC, siendo un punto de contacto relevante para la medición inteligente.

Patricio Velásquez señala que los conectores eléctricos “son altamente críticos en las redes eléctricas de cualquier nivel de tensión, dado que en las redes eléctricas existen una serie de transiciones y conexiones que obligan a incorporar este elemento de contacto para una adecuada derivación eléctrica”.

“La selección adecuada de este elemento es crítico en el desempeño de la red y de la calidad y continuidad del suministro, por lo que es importante reconocer que un conector mal instalado o inadecuado, va a afectar gravemente la conexión eléctrica y por ende la calidad y suministro”, concluye el ejecutivo del Grupo Saesa.